image for Power walking: qué es y por qué es tu mejor opción después de la cuarentena

Power walking: qué es y por qué es tu mejor opción después de la cuarentena

Si por “azares” de la cuarenta tu actividad física bajó considerablemente, volver a una rutina de ejercicio puede tonarse un poco más complicado de lo esperado.

Al volver a hacer ejercicio después de meses de encierro, debes ser cautelosa; tu cuerpo ha estado en reposo y, si no te ejercitaste en meses, la resistencia de tus músculos y articulaciones no será la misma. Es por ello que debes buscar alternativas que sean de bajo impacto, pero que igualmente te proporcionen los beneficios del ejercicio aeróbico. Y para esto, el power walking es una estupenda opción.

El power walking, o caminata de alta intensidad, es una actividad altamente recomendada para personas que están adentrándose al mundo del running, o que están cambiando su estilo de vida sedentario -o sea, muchas de nosotras-.

Pero, dichas caminatas no son solo dar un paseo por el parque. El power walking se enfoca en técnicas de velocidad y posturas que, hechas de la manera correcta, trae beneficios a tus articulaciones, salud cardiovascular y estado de ánimo.

Si se hace correctamente, una caminata de 30 minutos a paso acelerado quema tantas calorías como trotar.

Ten en cuenta que para lograr un óptimo power walking necesitas seguir las siguientes recomendaciones:

Cuida tu postura

Frente en alto, pecho abierto y hombros atrás…como si te sintieras orgullosa de volver a hacer ejercicio. Además, debes contraer el abdomen, empujando tu ombligo hacia tu espina dorsal.

Dobla tus brazos en un ángulo de 90 grados, y prepárate para moverlos de atrás hacia adelante. Cuando estén enfrente, tus manos deben llegar casi a la altura de tu nariz. Si sientes dolor en cuello y hombros, relaja los músculos y mejora tu postura.

Por otra parte, tus caderas no deben moverse lado a lado, así que cuida mucho este movimiento.

Pisada correcta

A cada paso, procura que tu talón sea el primero en tocar el piso, y gradualmente baja toda la planta hasta llegar a la punta de tus dedos. Impúlsate con la fuerza de tus talones.

Intensidad

Para iniciar, procura caminar a una velocidad en que te sea difícil mantener una conversación. Para mayor dificultad, incrementa tu velocidad hasta el punto justo antes de trotar. Escucha a tu cuerpo, pero se recomienda incrementar las distancias al menos un kilómetro cada semana.

Aunque lo antes mencionado es primordial para un buen power walking hay dos elementos que igualmente te ayudarán a pasarla mejor: unas zapatillas deportivas cómodas y tu playlist favorito.

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios