image for Protege tus ojos del sol

Protege tus ojos del sol

Hace unos días, caminaba con una amiga por la playa y ella me preguntó con tono socarrón: “Me quedan bien estos lentes de sol, ¿verdad?” Yo le respondí que sí, pero no quise decirle que el día se había nublado desde hacía un rato. Sin embargo, ella ya tenía su segunda parte preparada: “Pues me quedarán bien, pero no veo absolutamente nada”.

Y es que las gafas de sol son unos de esos accesorios que le dan el toque final a una combinación de ropa, peinado, zapatos y bolso, o, como en el caso de mi amiga, a la más reciente adquisición de traje de baño. Son la guinda del pavo, el icing on the cake. Sus estilos se mantienen en constante evolución y los diseñadores de renombre tienden a desplegar su imaginación y poner su sello personal en cada temporada, mientras los modelos clásicos nunca pasan de moda y contribuyen a completar un look retro o hasta cierto aire bohemio.

Pero todo eso, si vamos a ver, es superfluo y va más allá de su función principal: proteger nuestros ojos del sol demasiado intenso y de los efectos negativos de los rayos ultravioleta. Esta necesidad de cuidado no se limita a los meses del verano, porque hasta en los días más fríos del verano puede haber días soleados, y pocas cosas pueden ser tan molestas y dañinas para la vista como el reflejo de la luz solar en la nieve.

Por eso es importante que escojas tus lentes de sol con mucho cuidado, y que aunque tu prioridad no sea estar al tanto de la última moda, no escatimes demasiado en el precio y te cerciores de que el modelo que elijas te ofrezca verdadera protección. Y si, por el contrario, eres tan fanática de este accesorio como Elton John o Tom Cruise, puedes escoger un par para cada ocasión: desde tus preferidas para conducir, hasta las más cool para pasear por la playa.

Photo Credit: iStockphoto/Thinkstock

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios