image for Rompe la inercia de los ejercicios y sigue bajando de peso

Rompe la inercia de los ejercicios y sigue bajando de peso

Todas las que nos hayamos propuesto alguna vez bajar de peso, ya sea mediante ejercicios, con ayuda de una dieta o con una combinación de ambos, sabemos lo frustrante que puede ser llegar a ese punto de inmovilidad conocido como “meseta” (del plateau en inglés) donde parece que nada que hagas va a provocar que pierdas una libra más.

Para evitar herir sensibilidades… hablemos lo más abstracto posible de esas cinco o diez libritas persistentes (los kilos de la vanidad) que se aferran a tu cuerpo hasta última hora. ¿Cómo vencer el efecto “meseta” para alcanzar tu peso ideal y mantenerte en buena forma física? Con el tiempo, el cuerpo humano tiende a adaptarse a casi todo, y los cambios en los ejercicios y lo que consumes no son una excepción, por eso el mejor enfoque para salir del punto muerto es precisamente romper la rutina:

• Cambia la frecuencia, el orden y la cantidad de repeticiones de los ejercicios. Si alternas con algún tipo de ejercicio aeróbico, intercambia los días para “sorprender” a tu cuerpo. Además, agrega variedad a tus entrenamientos.

• Come más. Sí, leíste bien. A medida que aumenta el nivel de actividad física, se incrementa la necesidad de calorías debido a las variaciones de tu metabolismo y vas a necesitar más combustible para seguir quemando energías. Come con frecuencia durante el día cerciorándote de que consumas la cantidad adecuada de proteínas.

• Aumenta la intensidad. Uno o dos días a la semana, escogidos al azar, compite contigo misma y llévate hasta el límite. Más velocidad, más peso o una combinación de todos los ejercicios pueden contribuir a sacar los músculos de la inercia.

Duerme más. Si no estás durmiendo la cantidad de horas que necesitas, los músculos no se recuperan a plenitud y no se tonifican al mismo ritmo. Por otra parte, si estás descansada vas a tener un mejor desempeño en tus rutinas.

• No te dejes atormentar. Si piensas que estás en un callejón sin salida, el estrés se convertirá en un arma más en tu contra. Concéntrate en la solución, en lugar de en el problema. Dale tiempo a tu cuerpo a llegar a donde quieres.

 

Foto: Comstock/Jupiterimages

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios