image for ¿Salmón natural o salmón de criadero?

¿Salmón natural o salmón de criadero?

En los últimos años, el salmón se ha incorporado a la dieta de los amantes de la buena mesa y las personas que se preocupan por su salud. Su popularidad cada vez mayor está motivada tanto por su sabor y su versatilidad en la cocina como por sus numerosos valores nutricionales, como excelente fuente de proteínas y vitaminas, y por su alto contenido de ácidos grasos. Sin temor a exagerar, podría incluso asegurarse que los beneficios del salmón se extienden al campo de la medicina, puesto que su consumo puede reducir el colesterol, la hipertensión y el riesgo de arritmia, por solo mencionar algunos efectos.

Pero debido precisamente a la demanda de su preciada carne, se ha difundido su cría con fines alimenticios, lo cual ha aumentado y abaratado la oferta, pero también ha acarreado consecuencias no tan deseables. Para empezar, hay una gran diferencia entre el salmón de criadero y el que se pesca en su hábitat natural. No solo la carne del salmón silvestre es más firme, de sabor más intenso y de un color natural más atractivo que la del salmón cultivado, sino que es también más saludable. Eso, sumado a los contaminantes, colorantes y antibióticos que se encuentran en los animales cultivados, es razón de sobra para considerar si vale la pena el ahorro.

Además, está el impacto negativo sobre el medio ambiente de la acuicultura y algunos métodos de pesca, por lo que debes tener en cuenta el tipo de salmón y su procedencia. Yo he optado por el salmón silvestre, incluso si para ello tengo que consumirlo de lata (que es de paso, uno de los más ecológicos).

 

Foto: iStockphoto

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios