image for Trucos fáciles para no romper la dieta durante las fiestas

Trucos fáciles para no romper la dieta durante las fiestas

Diciembre se traduce en fiestas y con esto mucha comida. Equilibrar el deseo de comer todos los platos posibles y la capacidad de reconocer tus límites, es un ejemplo de cómo comer de forma consciente.

Aquí te daremos algunas sugerencias que nos compartió Leonella González, entrenadora de la salud y co propietaria de Juiced Up en Myrtle Beach. 

Para esto la experta nos recomendó lo siguiente:

  • Sé más flexible y disfruta de un poco más de comida de la que consumes habitualmente. Después de todo, puedes retomar tu dieta al terminar la temporada de fiestas. Pero no exageres”, puntualizó la experta entrenadora de salud.
  • Asegúrate de comer apropiadamente antes de la cena. No evites ninguna de las comidas durante el día, come tu desayuno y tu almuerzo. Lo único diferente es que puedes comer alimentos más ligeros. Evitar las comidas solo hará que comas en exceso en la cena de Navidad.
  • Sírvete porciones pequeñas. Para empezar, sírvete una pequeña porción de lo que te guste. ¡Recuerda que siempre puedes servirte una segunda vez! Este enfoque permite evitar el derroche de alimentos.
  • Utilizar un plato más pequeño también puede engañar a tus ojos y hacerte pensar que tienes más comida en el plato. Este es un truco muy utilizado por las personas que se encuentran a dieta.
  • Toma una pausa. Antes de empezar a comer, percibe todas las características de la comida en tu plato. ¿Cuáles son sus colores, texturas, aromas y otras características?
  • Toma pequeños bocados y mastica todo bien. Este paso está relacionado al anterior; cuando tomes una pausa, disfruta en cada bocado, como por ejemplo la textura y el sabor. Tomar pequeños bocados y masticar bien también ayuda a la digestión, ya que las enzimas en la boca empiezan a desintegrar los alimentos.
  • Reposa tus cubiertos sobre el plato entre cada bocado. Conversa con los demás. Durante la cena, haz un esfuerzo para conversar con los demás entre cada bocado. Esto será fácil si estás cenando con familiares que no has visto en mucho tiempo y que tienen mucho que contarte sobre sus vidas.
  • No te engullas la comida. Come lentamente y saborea lo que estás consumiendo.
  • Sírvete una segunda porción pequeña, solo si aún tienes hambre. Si lo que quieres es sentirte bien y no tan lleno que ya no puedas comer nada más o que te duela el estómago.
  • Guarda espacio para el postre. Un trozo de pastel o una porción de postre es suficiente para terminar la cena.
  • Aléjate de la mesa. Camina, juega con un niño, con una mascota o ayuda a limpiar. Todo esto evitará que sigas comiendo solo porque hay comida a la vista.
  • ¡¡¡¡Cuando termines, levántate y a BAILAR!!!!

 

 

 
Getty
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios