image for El alcohol y el sol

El alcohol y el sol

El sábado me encontré con una amiga en un centro comercial. Luego de tomar té y frapuccino, decidimos cambiar de ambiente y nos fuimos a un restaurant. Desde donde estábamos pude divisar a varias personas tomando cocteles al aire libre y pasándalo bien. La temperatura pasaba los 90 grados F. Un grupo, -compuesto por dos parejas-, estaba riéndose un poco más alto de lo normal y sus movientos no estaban en total control. Al parecer, el alcohol que consumieron les había hecho efecto.

Ante aquel cuadro, recordé la conversación que tuve con un amigo médico. El me dijo que cuando la temperatura está caliente o muy fría es importante tomar agua para no deshidratarse. Además, me explicó que, bajo el sol, la ingesta del alcohol debe ser moderada porque el cuerpo aumenta su temperatura normal.

Incluso, la Academia Estadounidense de Médicos de Familia explica que abusar del alcohol es peligroso porque tu salud podría afectarse de muchas formas, corres el riesgo de desarrollar cirrosis y “es una de las causas principales de muertes y lesiones por accidentes. También puede tener efectos graves para un bebé durante el embarazo, y [hasta] ocasionar dolor de estómago por el sangrado de una úlcera o por la irritación de la pared del estómago”.

Por lo tanto, cuando estés bajo el sol: en una playa, disfrutando un día en el parque o realizando una actividad al aire libre, si vas a ingerir alcohol hazlo con mucha moderación y toma agua. Si padeces de presión arterial alta consulta con tu médico.

 

Foto: Hemera/Thinkstock

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios