image for Cortaduras y rasguños

Cortaduras y rasguños

En estos días vivimos la pasión del fútbol. Nos reunimos con
amigos a ver partidos u organizamos juegos en la playa o en un parque. Lo
importante es disfrutar. Además, esta actividad más allá de hacernos sudar es
un excelente ejecicio cardiovascular. El contacto es cuerpo a cuerpo y por eso
tantos jugadores profesionales reciben golpes, cortaduras, raguños y hasta
arañazos. No sólo ellos, también los que juegan como buenos fanáticos.

 Ayer tres amigos fueron a patear el balón. Terminaron dos de
ellos con la cabeza cortada y un tercero con un rasguño en el brazo izquierdo.
La cortadura no era muy grande ni muy profunda. Pudimos controlar la sangre
apretando con una toalla pequeña hasta que llegamos a la casa de playa donde
nos estabamos quedando. Allí limpiamos las heridas con agua oxigenada, un poco
de alcohol (aquellos hombres gritaron como chiquillos) y la cerramos con puntos de
mariposa que tenía la madre de uno de ellos. El rasguño fue más fácil:
limpiamos la herida con agua y jabón, y aplicamos una gaza con alcohol.

En estos días de verano que, por lo general, se hacen muchas
actividades al aire libre, es necesario tener a la mano en tu casa (y en tu
cartera), lo básico para curar heridas menores (toallitas de alcohol, puntos de
mariposa, antibiótico en crema, curitas o band aid).

 

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios