image for Tiempo para ti: Ajústate a la realidad

Tiempo para ti: Ajústate a la realidad

Llegó el final de enero, el mes de las resoluciones, cuando, intoxicadas ante la posibilidad de estrenar 365 nuevos días, nos prometemos un sinfín de cosas maravillosas: bajar de peso, comer sano, ahorrar, cortar con las relaciones tóxicas… en fin: nos comprometemos a realizar toda una serie de cambios y reparaciones para quedar “nuevas y 100 porciento mejoradas”. Pero ya en pleno febrero, muchas de esas promesas se nos quedan en el camino. Justo ahora comienzas a buscar excusas para explicarte, al menos a ti misma, por qué no se pueden cumplir (“Poco tiempo, mucho trabajo”, etc.). En vez de eso, repásalas y ajústalas a tu realidad. Quizás, en un arranque de entusiasmo, prometiste que irías al gimnasio todos los días,  y eso lo cumpliste exactamente… (aquí, el sonido de un globito desinflándose) exactamente tres días. En lugar de abandonar la idea de ejercitarte, ajusta la meta a tu realidad: caminar 20 minutos todos los días, por ejemplo. No se trata de abandonar tus metas, sino de repasar por qué son importantes para ti y reducirlas en tamaño, para convertirlas de algo imposible, a algo posible. Caminar 20 minutos consistentemente, a la larga es mejor que una gran meta incumplida.

 

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios