image for ¿Cómo sobrevivir a una mala noche de sueño?

¿Cómo sobrevivir a una mala noche de sueño?

Una mala noche de sueño la ha tenido cualquiera. Y para ser honestas, todas sabemos lo que nos espera cuando no dormimos bien: baja energía, ojos irritados, falta de concentración y probablemente mal humor.

Ya sea por razones de trabajo, escuela o simplemente por distracción en los dispositivos electrónicos (guilty!), cada vez es más común que los adultos no durmamos las horas recomendadas, ni que nuestro descanso sea de calidad.

Según informa el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), es recomendable que los adultos duerman siete o más horas por noche. Sin embargo, se reporta que 1 de cada 3 adultos no duerme lo suficiente, lo que puede desencadenar enfermedades como diabetes tipo 2, padecimientos cardiovasculares, obesidad y depresión.

Y ¿cómo ayudamos a nuestro cuerpo después de una mala noche de sueño?

Si alguna vez has tenido que trasnochar y al día siguiente debes seguir con una rutina normal de trabajo o escuela, esto te sonará familiar: tus actividades cotidianas se vuelven casi imposibles de realizar debido al dolor de cabeza, fatiga, mal humor, falta de concentración e irritación de ojos, síntomas que tu cuerpo manifiesta después de una noche sin dormir. Pero como sabemos que las noches en vela están lejos de ser algo inexistente, aquí te dejamos una serie de recomendaciones que puedes seguir para contrarrestar los estragos de una mala noche de sueño.

Ducha fría

Lo primero que tienes que hacer a primera hora de la mañana (cerca de cuando normalmente te despertarías) es darte una ducha fría. Además de despertarte de inmediato, el agua fría ayuda a la circulación sanguínea, lo que te permitirá sentirte un poco más activa. Si amas las duchas calientes, evítalas al menos los días que no duermas bien.

Ordena tus cosas

Si lo tuyo es hacer home office, lo ideal es comenzar con quehaceres pequeños del hogar antes de ponerte a trabajar. Tender tu cama, ordenar tu escritorio y limpiar la cocina son pequeñas acciones que te pondrán en marcha y marcarán un buen inicio de tu día.

Vitaminas

Para recuperar un poco de esa energía perdida durante las horas de desvelo, se recomienda ingerir vitamina B12. Según el National Institutes of Health, la vitamina B12 ayuda a mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos; además, contrarresta el cansancio y la debilidad física.

Gotas para los ojos

Los ojos resecos es una señal más de no haber dormido bien. Para contrarrestar esto, puedes aplicar unas gotas humectantes en tus ojos según lo sientas necesario. Así, tus ojos se sentirás menos cansados y secos al pasar del día. 

Aléjate del azúcar y los carbohidratos

Los alimentos con azúcar y carbohidratos te harán sentir cargada de energía, pero esto será solo por un momento sumamente breve. Al pasar su efecto, tu cuerpo se sentirá incluso más cansado y con menos nutrientes para continuar con tu día. Por ello mejor opta por alimentos con fibra, grasas naturales y proteínas.

Power nap

Si tienes oportunidad de tomar una siesta, ¡házlo! Solo procura que ésta no dure más de 30 minutos ya que es el tiempo necesario para descansar el cuerpo sin que entre en la etapa del sueño profundo. Una siesta de entre 20 y 30 minutos te ayudará a descasar tu cuerpo y a mejorar tu concentración.

Haz ejercicio

Hacer un ejercicio de bajo impacto como nadar o caminar será como matar dos pájaros de un tiro: recargas tu cuerpo de energía para continuar con tu día, y lo preparas para descansar mejor por la noche.

Prepárate para descansar

Después de sobrevivir todo un día sin dormir, lo mejor es que a la noche siguiente vayas más temprano a la cama, te alejes del trabajo y los dispositivos electrónicos y te prepares un té relajante. Esto preparará tu cuerpo para dormir, y la calidad de tu descanso será mucho mejor.

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios