Paga tus tarjetas primero, ahorra después

Uno de los errores más comunes que cometemos a la hora de manejar nuestras finanzas es el de mantener una deuda en una tarjeta de crédito (por pequeña que sea) aunque tengamos una cuenta de ahorros con fondos suficientes para liquidarla.

Y es que por estos días, mantener un saldo en una tarjeta de crédito puede costarte hasta 14% o más en intereses anuales. Así que aunque te duela recurrir a tus ahorros, los expertos en finanzas aconsejan primero liquidar tu deuda y luego empezar a ahorrar. Claro que no muchas personas hacen esto: según la Reserva Federal, casi la mitad de todas las familias en EE.UU. mantienen una deuda de $1,500 promedio en sus tarjetas de crédito, aun cuando tengan ahorros en el banco.

Para evitarte problemas, lo mejor es liquidar tus tarjetas primero y ahorrar después. Si esto no es posible, lo aconsejable es pagar el saldo de tus tarjetas de crédito a tiempo y no utilizar más del 20% o 30% de tu crédito disponible. Con ello, tendrás una mejor calificación crediticia, con lo cual eventualmente recibirás tasas de interés más reducidas cuando te decidas a pedir un préstamos para una casa o un coche.

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios