image for 8 cosas que solo entienden las mujeres que han perdido un bebé

8 cosas que solo entienden las mujeres que han perdido un bebé

Katherine es una chica como tú o como yo, amante de la moda, de los tips de belleza, profesional y con muchos sueños por cumplir. A sus 26 años ya caminó hacia el altar —es casada— y en su casa el silencio solo yace cuando su pequeña Galilea duerme. Y aunque su mundo gira alrededor de su hija, no olvida que tiene un ángel que la cuida desde el 17 de diciembre del 2012, cuando perdió su primer embarazo.

Para ella han sido años de dolor. Quisimos conversar con ella para entender más de cerca su pesar, y así tener un panorama más cercano para que tú como lectora te identifiques con ella o incluso entiendas a tu hermana o amiga.

“Cuando alguien me pregunta cómo logré recuperarme después de perder un bebé, siempre digo: se aprende a vivir con ese sentimiento desgarrador que deshace el alma, pero es algo que jamás se logra olvidar”, relata.

14203169_10210579626185617_6738085575857788894_n

Katherine Solano es costarricense y madre de una niña de cuatro meses, quien llegó luego de su primer embarazo fallido.

Según nos cuenta, solo una madre que perdió a un bebé entiende la frustración y desesperación de no poder conocer a un hijo anhelado: “Solo una madre que pierde un bebé sabe sobre esa frustración al mirarse el vientre cada día y saber que esa pancita no crecerá más porque simplemente ya no hay nada, ese bebé que se formaba ya no está”.

A Katherine le dimos espacio, le pedimos que escribiera aquellas cosas que solo entienden las mujeres como ella. Hicimos esta dinámica porque estamos conscientes de lo difícil que puede ser hablar del tema cara a cara. Ella transformó sus sentimientos en palabras y así describe su dolor:

1.”Solo una mujer que perdió un bebé sabe lo desgarrador que es entrar al cuartito que comenzaba a agarrar color por la decoración y al final hay que devolver todo eso a las cajas. 

2. Solo una madre que perdió un bebé entiende el dolor cuando alguna persona te pregunta a los meses o días de tu pérdida: ¿Cómo va esa pancita?, ¿cuántos meses tienes?… 

3. Solo una madre que perdió un bebé entiende qué significa salir a la calle por primera vez después de la pérdida y encontrarse de frente con una mujer embarazada o con un bebé en brazos, ojalá recién nacido, ese sentimiento de querer gritar y decir “Por qué a mí” y salir corriendo a llorar porque esa mujer que acabas de ver tiene lo que tanto anhelabas y vos no… 

4. Solo una mujer que perdió un bebé sabe lo que significa que el doctor te diga que tu bebé es un feto, que no era un bebé, solo una madre que le arrancan del alma su vida. ¡Insensible doctor!… para una madre es un hijo, no un feto.

5. Solo una madre que perdió un bebé sabe el dolor cuando te inyectan para provocarte las contracciones y poder hacerte el legrado y saber que estás sufriendo por pujar a tu bebé, pero que al final del día y del dolor, ese bebé no se va contigo a la casa, no se va contigo a dormir a tu lado, ese bebé no estará contigo nunca más, porque ese bebé dejó de estar contigo por cosas de las que nunca entenderemos.

Lee más
thumbnail of feature post
3 cosas que una persona con depresión nunca te contará y debes saber
 

6. Solo una madre que perdió un bebé sabe lo que significa que un doctor te diga que eres parte del porcentaje normal de mujeres que pierden bebés… en el corazón y la cabeza de una madre no cabe lo “normal” de perder a ese bebé que tanto esperabas.

7. Solo una madre que perdió un bebé entiende la frustración de perderlo y aprender a llevar el trago amargo… querer comenzar e intentar de nuevo, pero salen a la luz mil inseguridades, esas que nosotras mismas nos creamos en la cabeza. ¿Me pasará lo mismo? ¿Será que perdí a mi bebé porque no seré buena madre? ¿Será que hice algo mal?

8. Una madre que perdió un bebé se refugia en el dolor. Su vida, su alma y su corazón nunca estarán completos y jamás lo estarán, porque por siempre y para siempre un pedacito de su vida estará en el cielo.

Por todas esas mamás que anhelaron tener a su princesa o príncipe en sus brazos y que nunca lo harán, por esas mamás que soñaron cargar, oler, besar y escuchar el llanto de su bebé, por esas madres que son unas guerreras y que con un corazón destrozado siguen luchando y aprendiendo a vivir sin sus bebecitos, yo les digo: son un ejemplo porque madre no lo es cualquiera y nuestros angelitos en el cielo cada día que pasa nos darán las fuerzas para seguir adelante, porque somos mamás afortunadas, nuestros angelitos cuidan de nosotras y sé que ese abrazo que soñamos no lo tendremos terrenalmente pero sí celestialmente… sé que a diario nuestros angelitos nos abrazan sin cansancio”. 

 
istock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios