image for Los cinco peores accidentes sexuales

Los cinco peores accidentes sexuales

Hagamos este pequeño ejercicio juntas, pensemos en sexo: nuestra mente se llena de besos, caricias, sexo rudo, sexo suave, sudor, deseo, pasión y sí, puede que uno que otro pequeño accidente que nos ha hecho sentir incómodas o nos ha hecho soltar una buena carcajada en el momento. Sin embargo, estoy casi segura de que tus pensamientos no llegan al extremo de estos: los cinco peores accidentes sexuales. Si has vivido alguno, sólo puedo decirte: felicidades por haberlo superado. Si has tenido alguno peor, compártelo en los comentarios.

“Me pareció ver un lindo gatito”: Si bien es cierto que los parientes de “carne y hueso” del famoso Silvestre son excelentes mascotas, también es verdad que son animales algo inquisitivos. ¿Cómo crees que va a reaccionar tu gato si te ve en plena sesión pasional? Aquellos dueños que no han tomado precauciones reportan cortaduras profundas. Antes de comenzar la acción, asegúrate de que el minino no ande por ahí.

No todo lo que brilla es oro: Ni todo lo cremoso es lubricante. Se han reportado varios casos de parejas que, en el afán o la ignorancia (o ambas) han usado nitroglicerina como lubricante. El resultado, dependiendo de la edad de los amantes va desde pérdida de conocimiento (sí, alguien entra y te encuentra a ti y a tu amado inconscientes en el piso) hasta episodios de hipertensión (ojo a las mayorcitas).

La importancia de la protección: Y sus subsecuentes peligros. Si bien es cierto que los condones son tus mejores amigos a la hora de hacer el amor (en todos los sentidos), el sexo oral presenta sus dificultades. Puede que él esté usando un condón con sabor a sandía que te encante, pero tragarte la funda de látex, por accidente claro, puede ser un error fatal. Varias mujeres han tenido que ser llevadas a urgencias para que les extraigan condones que les estaban bloqueando la respiración y ahogándolas, y no de placer.

Ojos de vampiro: Ah… los orgasmos y sus universos deliciosos. Siempre estamos hablando de disfrutarlos al máximo y dejar que el placer te llene enterita. Sin embargo, resulta que el exceso de flujo sanguíneo que se da durante estos episodios de éxtasis puede acabar explotando los delicados vasos sanguíneos de tus ojos. ¿Ojo por sexo?

Hecho en casa: Si bien hay objetos de la vida diaria que se ajustan a ciertos juegos sexuales, la regla general es que nada que no haya sido diseñado para ello debe entrar en tus orificios (o en los de él). En Croacia un hombre tuvo que ser intervenido de urgencias, después de haber intentado hacer un butt-plug con un bombillo, que obviamente terminó estallando dentro del individuo.

 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios