image for 8 cosas que nadie te dirá antes de casarte

8 cosas que nadie te dirá antes de casarte

Llega ese momento en la vida en que te casas y empiezas a convivir con tu marido, pero seguro que antes de dar ese paso, hubieses deseado que alguien te dijera ciertas cosas que ocurrirían.

Si ya contrajiste matrimonio y llevas años viviendo con tu pareja, seguro que te sentirás identificada con la mayoría de lo que aquí te contamos. Si todavía no es tu caso, lee atentamente estos datos, ¡porque seguro te ocurrirá!

-Cuando dejes parte de la comida que te sobró en el refrigerador y llegues después de un día de trabajo pensando que sigue ahí para ti, ¡olvídalo! Probablemente tu marido acabó con ella en un ataque de hambre.

-Quizás los primeros días de convivencia no tenga tanta confianza como para soltar un potente gas enfrente de ti, pero seguro que en cuanto agarre confianza, hacer esto será como estornudar.

-Muchos hombres piensan que el bote de la ropa sucia está ¡en el suelo! Así que si tu pareja no es la más organizada, prepárate para andar recogiendo pantalones, calcetines, calzoncillos, etc.

-Cuando les toca limpiar la casa, ellos entienden que con retirar las cosas del medio y que parezca que está todo ordenado es suficiente. ¡Eso de quitar el polvo no va con ellos!

-Si te toca poner la lavadora tendrás la difícil tarea de tener que emparejar infinidad de calcetines, todos ellos negros, lo que tomará gran parte de tu tiempo, ya que la mayoría de ellos no se atreven mucho a llevar diferentes colores o estampados en sus calcetines. Y además, siempre te sobrará uno que no sabrás emparejar. ¡Grrrr!

-Seguro que tu marido está muy enamorado de ti, pero no olvides que tiene una mamá a la que adora, y que desde un primer momento formará parte de tu vida. Que los hombres adoran a sus mamás no es un mito, ¡es real! Tendrás que aprender a lidiar con tu suegra.

Lee más
thumbnail of feature post
Ventajas del matrimonio sin hijos
 

-Que haya algún tipo de deporte en la televisión significará que a esa hora no pueden prestarte atención. Mejor no les cuentes nada importante en ese momento y espera a que el partido acabe.

Cuando se afeitan, siempre quedarán pelos en el lavabo que no terminan de quitar. Asúmelo, ¡están ahí, pero ellos no los ven!

No obstante, a pesar de todo esto, seguro que ellos se esfuerzan por hacerte sentir bien en casa. Debemos aceptarlos y saber que nosotras también hacemos cosas que a ellos no les gustan ¡y seguro nadie les contó antes del matrimonio!

 
Foto: Wavebreak Media
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios