image for 6 motivos para darle gracias a tu chico cuando sean las 12 en fin de año

6 motivos para darle gracias a tu chico cuando sean las 12 en fin de año

Sí, antes de que se acabe el año, necesitas darle gracias al hombre que te acompaña, que te susurra al oído cuando hacen el amor y que se ha convertido en tu compañero de vida. ¿Por qué? Sencillo, porque te ha mostrado que el arte de amar es real cuando alguien es perfecto para ti, y conjuga ese verbo a tu lado.

Algunas de las razones que expondremos a continuación te dejan ver por qué necesitas decirle GRACIAS a ese hombre que camina a tu lado, al que le dices frecuentemente TE AMO y con quien estarás abrazada cuando toquen las 12 campanadas el 31 de diciembre. No estamos hablando de agradecimiento por un regalo en específico ni tener pena por lo bueno que es contigo. Dar gracias es un acto en el que te desdoblas para hacerle saber al otro que valoras cómo ha sido contigo durante el año, meses o día.

Las 6 razones para darle gracias

1.Porque te demostró que el amor sí es real. Mientras no lo conocías tenías mil dudas de si existía o no el amor. Tal vez, miedos del pasado te llevaron a pensar que jamás encontrarías a ese hombre que habitaba en tus pensamientos. Pero, él llegó y te demostró que sí puedes abrir el corazón y alguien lo recibe sin pretextos ni motivos negativos.

2. Te enseñó que vale la pena vivir en pareja. ¡Uf, esto sí es un gran acontecimiento! Cuando has vivido sola y te mudas con alguien pueden surgir roces, problemas, actitudes encontradas, pero NO pasó con él. Tu chico te demostró que es perfecto para ti. Ojo, no digo que sea perfecto, sino idóneo para vivir contigo. Ambos lograron compartir un espacio en armonía. Además, está pendiente de ti.

3. Ofrece AMOR 50/50. ¿De qué se trata esta ecuación? Sencillo. Si el tope es 100 y una parte da el 50 por ciento y la otra entrega su 50, ambos reciben amor, respeto, admiración y comprensión equitativamente. Por lo tanto, sentirán que están con una persona que ofrece lo mismo que ellas y eso se siente hermoso. Eso, aunque no lo quieras aceptar, te da seguridad.

4. Protector, pero no controlador. Un hombre es compañero, no tiene que ser tu bodyguard ni mucho menos ejercer una figura paterna. Sin embargo, un hombre que vela por ti, te ama. Que te prepara una sopa cuando estás enferma, te consiente. ¡Y eso es lindo! Sin embargo, estos hombres están claros de que proteger es una cosa y controlar es una actitud machista que todas las mujeres repudiamos.

 

5. Eres TÚ a su lado. Sí, das gracias porque puedes ser TÚ, loca, sensible, en voz alta, risueña, niña, seria, serena o estresada, y él no se mofa ni te critica. Él es un hombre seguro de sí, que te deja ser. ¡Qué mayor bendición que eso! A lo lejos te mira, levanta su copa y da gracias también porque te encontró en el camino.

 

6. Creces junto a él en todos los aspectos. Él ha sido pieza clave para tu crecimiento a nivel profesional, personal, espiritual o de tu “yo interior”. Si necesitas consejo, te guía, te ofrece críticas constructivas, te aplaude, te admira y te sostiene de la mano cuando tienes que caminar por las piedras. Sí, a veces nos topamos con más de uno que lo puede ser en tu largo caminar; ese al que le llamamos vida. Si ambos decidieron tener hijos, los tendrán. Pero, si optaron por otro estilo de vida solos, también lo acepta. Por eso y más hay que dar gracias.

 

 

 

 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios