image for Consiente tu piel desde casa con estos rituales de belleza

Consiente tu piel desde casa con estos rituales de belleza

Aunque sabemos que nada relaja más que dejarte consentir, cuidar tu piel a profundidad no debe ser algo exclusivo del spa; así, puedes recrear desde tu hogar algunas de las rutinas más comunes para el cuidado de tu rostro y tu cuerpo.

Además de hidratación y suavidad, cada uno de estos rituales te ayudarán también a relajarte, a despejar tu mente y a levantar tus ánimos.

Para tu cuerpo

Primero lo primero. Tomar un baño largo y relajante nunca le viene mal a nadie, ¿verdad? Si tienes bañera, es el momento de aprovecharla para consentirte como reina. Estamos hablando de música relajante, aceites esenciales, tu libro favorito y, quizá, una copita de vino.

Para consentir tu piel como Dios manda no debes olvidar exfoliar tu cuerpo; y si no tienes ningún exfoliante comercial a la mano, haz una mezcla casera. Busca una base humectante como aceite de coco, de oliva o miel; elige un agente exfoliante tal como azúcar, sal de mar o café; y finalmente añade algún aroma como aceites esenciales si así lo deseas.

Un ejemplo simple de exfoliante casero es:

½ taza de sal de mar

1/3 de taza de aceite de oliva

5-10 gotas de tu aceite esencial preferido

Para tus pies

Los pies son esa parte de nuestro cuerpo que tendemos a olvidar cuando no es verano. Un buen masaje, exfoliante y un poco de humectante, harán la diferencia tanto en tus pies como en tu estado de ánimo. Y si terminas esto con un poco de color en tus uñas, tendrás el ritual completo.

Para cuidar tus pies se recomienda al menos dos veces por semana remover los callos y la piel muerta. Si tienes una piedra pómez, úsala mientras te duchas. Haz espuma con tu jabón corporal y frota la piedra sobre tus pies en movimientos circulares. Haz esto sobre los talones, la planta y a los costados de los pies.

Para exfoliarlos puedes mezclar un poco de miel o aceite de coco, azúcar y unas gotas de limón. Frota por todos los pies y remueve con agua tibia. Al terminar, vuelve a humectarlos con tu crema corporal.

Otro tip muy básico, pero sumamente efectivo, es el untar alguna crema o aceite ultrahidratante -como de almendras o crema de cacao-, ponerte calcetines y dejarlos toda la noche. Verás como en la mañana tus pies están suaves e hidratados.

Para tu rostro

Aunque no hay nada mejor que tener a una experta cuidando de tu rostro, también puedes hacerlo tú misma desde la comodidad de tu casa.

Para empezar, recuerda que el vapor es un gran aliado para abrir los poros y remover las impurezas. Así, dedica una tarde para darle a tu rostro su merecido baño de vapor. Después, no olvides las mascarillas. La mascarilla facial que elijas debe ser la adecuada para tu tipo de piel. Para unos resultados efectivos prueba la siguiente receta:

3 cucharadas de avena molida

3 cucharaditas de miel

Aplica en tu rostro por 15 minutos y retira con agua fría. Esta combinación es perfecta para una humectación profunda.

Aunque hay rituales de belleza que toman más tiempo que otros, siempre es bueno dedicarse al menos un día a la semana para consentirte y darle a tu piel los nutrientes que necesita. Inténtalo y comparte con nosotras cuál es tu ritual favorito.

 
Getty
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios