image for Carolina Sarassa nos revela el nombre de su bebé en EXCLUSIVA

Carolina Sarassa nos revela el nombre de su bebé en EXCLUSIVA

A pocas semanas de la llegada de su segundo hijo, Carolina Sarassa nos comparte en exclusiva cuál será el nombre de este bebé tan esperado.

La co-presentadora de la Edición Digital de Univision junto a Borja Voces, nos reveló el nombre que llevará su bebé y cómo se tomó la noticia su hija de dos años y medio, Chloé, de la llegada de este nuevo miembro a la familia.

No se pierdan la entrevista que les compartimos a continuación donde la periodista colombiana nos explicó por qué escogieron este bello nombre compuesto.

Siempre Mujer: ¡Enhorabuena Carolina! Ya estás a pocas semana de tener entre tus brazos a tu pequeño, ¿cómo está siendo este segundo embarazo con respecto al primero?

Carolina Sarassa: Yo siempre pensé que un segundo embarazo iba a ser mucho más cómodo porque ya sabía cómo funcionaba todo pero las preocupaciones son las mismas y es diferente. El peso, por ejemplo, subí muy poquito; unas 13 libras con Chloé, ¡que no es nada! En este segundo me quedan 5 semanas y ya llevo 20 libras, no me quejo pero es diferente. Chloé, también se movía poquísimo y me tocaba a mi sufrir para sentirla. Este niño, estoy en trabajo y está todo el rato moviéndose.

S.M.: Y, ¿cómo lo lleva Chloé la llegada de su hermanito? ¿Ya se da cuenta que va a ser la hermana mayor?

C.S.: ¡Muy bien! Uno a veces como que los subestima. Uno piensa a veces que no entienden pero entienden muchísimo. De vez en cuando se pone un muñequito debajo de la ropita y empieza a caminar y dice, “mamá, baby“. También, se acerca a la tripa, le da besitos, le ofrece galletas… A ella le encantan los bebecitos, tiene en casa como ochenta mil bebecitos de juguete. Esperemos que cuando llegue el de verdad lo trate igual.

S.M.: ¿Cómo está siendo la dinámica de este segundo embarazo? ¿Cómo lo estás llevando con Chloé en casa y trabajando a la vez?

C.S.: Antes cuando no tenía a Chloé y durante su embarazo, podía tirarme en la cama y pasar horas y no pasaba absolutamente nada. Ahora uno llega y aunque, una de vez en cuando pueda recostarse, yo quiero estar con ella, quiero compartir con ella todo el día. Chloé es un terremotico. Ella es una cosita que la sueltas y corre rápido y me encanta pasear con ella pero he tenido placenta baja y el doctor me ha dicho que no, que por favor no corra. Así que me he limitado en esas cosas. Y en el trabajo, afortunadamente bien, pero sí por ejemplo me toca desconectar por las tardes porque si yo no me desconecto del trabajo, no me lo puedo pasar bien con mi hija. Ahora ya no estoy obsesionada viendo el teléfono. Chloé me ha enseñado que el trabajo es trabajo y mi casa es mi casa.

S.M.: Y hablando de trabajo, estás en el Noticiero Univisión Edición Digital, ¿qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

C.S.: Me encanta que uno sabe de todo un poquito. No sé de nada pero sé de todo un poquito. ¡Todos los días son diferentes! Cada día tenemos la oportunidad de hablar con distintas personas. Tenemos la oportunidad de ver lo mejor y lo peor de la humanidad. Me encanta contar las historias de las personas. Aquellas personas que llegan a este país o a cualquier parte del mundo sin nada y pueden ser todo. Todo es posible en el mundo.

S.M.: ¿Te gustaría hacer en el futuro otra tipo de programa que no sea noticias u otro proyecto que tengas en mente?

C.S.: Me gusta mucho lo que hago. Yo comencé en esto porque me encanta escribir. Yo escribí mi primer libro hace 7 años y creo que he dejado eso a un lado y sí me gustaría de forma paralela poder retomar el tema de la escritura. Mi primer libro fue un libro basado en la historia de una chica que perdió la vida por un tema de violencia doméstica pero me gustaría un libro que tuviera un mensaje más personal y a veces he pensado contar la historia de Carolina. Todavía falta contar una etapa de mi vida que no he contado. Tal vez me gustaría contar la historia de Carolina, una chica que llegó a Estados Unidos con trece años, indocumentada y que poquito a poquito ha cumplido sus sueños.

S.M.: ¿Qué le dirías a todos esos jóvenes que llegan a este país indocumentados como tú pero con muchos sueños por cumplir? ¿Qué consejo les darías?

C.S.: Yo les diría que nunca digan que no, siempre y cuando esté conforme a sus principios. Que no digan que no a las oportunidades. Yo les diría que todo es posible en este país. Yo estoy tan agradecida a Estados Unidos. Yo fui indocumentada por muchos años y cuando me volví ciudadana de los Estados Unidos,  yo no podía creer que finalmente pertenecía a este país, que podía votar… En este país cuando tú trabajas y te enfocas, puedes hacer lo que quieras hacer. Si yo he logrado mis sueños poco a poco, una niña que en un momento no tenía ni cama dónde dormir, imagínate cualquier persona con la educación de este país y las oportunidades tan lindas que hay, todo lo que puede conseguir.

S.M.: Y cuando vayan creciendo tus hijos, ¿les vas a contar tu historia y a transmitirle las enseñanzas que has aprendido de tu experiencia?

C.S.: Sabes, lo pienso con mucha frecuencia. Yo no quiero que sean unos niños que no valoren lo que tienen. Siempre lo hablo con mi esposo, cuando esté un poco más grande, queremos llevarla tal vez a sitios de niños inmigrantes para que esté más expuesta a lo que posiblemente escuchará por la historias de sus papás y sus abuelos pero que no va a ver con sus ojos. Yo no quiero que ella, por tener tantas oportunidades, no valore lo que tiene. Uno en la vida tiene que valorar lo que le den, por pequeño o grande que sea, hay que agradecer.

S.M.: En cuanto a tus tradiciones y cultura de tus país natal, Colombia, ¿cómo se lo vas a transmitir a tus hijos?

C.S.: Mi mamá es súper colombiana de Medellín, así que en la casa se toma malta, se come pan de bono, arepas… A parte vivimos en Miami dónde la influencia de la cultura hispana es muy alta. Por parte del acento, la niña suena bien paisita, como si fuera de Colombia. Y en cuanto al tema de la cultura pues la llevaremos a Colombia.

S.M.: Y llegó el momento más esperado, ¿cuál ha sido el nombre que han elegido para ponerle a su pequeño?

C.S.: Tú no sabes que cuando yo quedé embarazada de Chloé, yo sabía que se iba a llamar así porque es el nombre que me ha gustado desde que tengo 15 años y

lo vi impreso en una tienda. Luego busqué lo que significaba y era la diosa griega que se encarga de la naturaleza y yo soy amante de los animales, ósea que perfecto el nombre.

Cuando supimos del segundo bebé, pensábamos que iba a ser niña y me encanta el nombre de Hannah y entonces asumimos que era Hannah. Cuando nos dijeron que era niño, entonces dije pongámosle Hanno y por muchos meses, lo juro por Dios, los mensajes de texto con mi marido eran, “Hola mi amor. ¿Cómo está Hanno?”. Pero claro, llegó un punto que no lo podíamos seguir llamando así, aunque posiblemente habrá gente hermosa en el mundo que se llame así, pero yo no quería ese nombre para mi niño.

Entonces, viendo diferentes nombres nos gustó mucho Noah, Noah Mattia. Siento que poner un nombre es una gran responsabilidad enorme y especialmente a tu hijo porque es algo para toda la vida. El nombre Noah se me hace espectacular. En algunos países, como España, Noah puede ser de mujer pero estamos en un momento donde el gender neutral  (género neutro) está muy presente y no hay ningún problema. Noah es un nombre bíblico que significa paz y Mattia significa regalo de Dios. ¡Qué mejor regalo!

S.M.: Carolina, si tuvieras que definirte como madre, ¿cómo lo harías?

C.S.: Yo nunca pensé que iba a ser así porque yo siempre he sido una loca de los animalitos. Me encantan los niños pero tú sabes que hay mujeres que nacen para ser mamás y siempre están rodeadas de niños. Yo he tenido siempre mucha química con los niños, pero lo normal. Aunque ahorita con Chloé, ella es la luz de mis ojos. Yo amo, vivo, respiro por Chloé. Ella se va a dormir y ya la extraño. Yo voy al trabajo, voy manejando y voy escuchando sus palabritas. Ella ha traído lo mejor de Carolina. Soy mejor persona, mejor ser humano… Chloé se ha convertido en el motor de mi vida y Noah seguro que será igual.

S.M.: Te quedaste embarazada en época de Covid, ¿cómo ha sido el camino en estos meses?

C.S.: ¡Si! Yo me demoré mucho para ser mamá porque yo siempre buscaba el tiempo perfecto. Yo siempre decía, “ya es hora”, pero algo siempre pasaba y entonces no me quedaba embarazada. En el momento que decidí quedarme embarazada, Dios me enseñó que no era cuando yo quisiera, sino cuando Dios quisiera. Entonces, tuve una pérdida. Para mí fue una enseñanza de vida tan grande, como que uno planea su vida y como que uno es dueño de la vida, pero no. Pasó el tiempo y cuando Chloé estaba cerquita de los dos años yo estaba esperando a que acabara la pandemia y quería esperar a vacunarme y estar tranquila pero el tiempo seguía pasando y yo quería traer a casa un hermanito o hermanita para Chloé.

S.M.: ¿Qué es lo mejor de la maternidad y aquello que no ha sido tan fácil?

C.S.: Lo mejor es que ser mamá saca lo mejor de ti, las mejores cualidades. Yo siempre pensaba, “Mi mamá qué fuerte es. A ella no le duele nada”. Creo que sigues siendo la misma persona débil pero sacas la fuerza. Lo malo, no creo que haya nada malo, es cómo uno lo maneje. Olvidarse de uno mismo, olvidarse de su esposo. A veces uno se enfoca tanto en ser mamá que se olvida de uno mismo. Al principio yo no quería ni hacerme las uñas. Cuando Chloé nació yo me sentía culpable de irme a hacer cosas y no quería. No olvidarse de uno y no olvidarse del esposo que es como otro bebé que requiere atención pero lo dejas a un lado.

S.M.: Y por último, este año nos imaginamos que se quedarán en casita sin vacaciones por la proximidad del parto pero cuando llegue Noah, ¿cuál es el primer viaje que les gustaría hacer?

C.S.: Este año en casita pero el próximo año, mi hermana que vive en España y que va a ser madrina, el plan es ir viajar allí para hacer el bautizo.

FOTO: Jorge Padrón @jpadronsutti

 
Foto: Jorge Padrón
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios