image for Fabián Ríos y Yuly Ferreira: El equipo perfecto junto a Lucía y David (PORTADA DIGITAL)

Fabián Ríos y Yuly Ferreira: El equipo perfecto junto a Lucía y David (PORTADA DIGITAL)

Siempre Mujer habló en exclusiva con los actores colombianos, Fabián Ríos y Yuly Ferreira, sobre la familia, el trabajo y los valores que quieren inculcar a sus hijos, Lucía y David, de 13 y 2 años. Además, nos confesaron qué han hecho durante más de 20 años de relación para que su matrimonio sea exitoso y cómo es balancear en equipo todos los aspectos de su vida.

S.M.:  Nos gustaría empezar hablando sobre la familia y la paternidad, ¿cómo son Yuly y Fabián como padres?

F.R.: Tratamos de ser lo más coherentes posibles. Tratamos de ser un buen ejemplo para nuestros hijos. Yo soy un poquito más alcahueta porque he estado mucho tiempo fuera por trabajo y ellos, obviamente, me ven y es motivo de alegría. Pero no por eso quiere decir que Yuly sea brava, sino que simplemente yo doy otro tipo de permisos y tratamos de jugárnosla todo el tiempo y de tener un equilibrio. Pero lideramos a nuestros hijos en la casa con el ejemplo más que por las palabras. Si yo quiero que ellos sean ordenados, yo soy ordenado. Si queremos ser una familia que no gritamos, pues nosotros no gritamos. También de Yuly me fascina que siempre está preocupada porque mis hijos se alimenten muy bien, que inspiren respeto, cuida que Lucía no salga sola y muchas otras cosas

S.M.: Como padres, ¿qué valores quieren transmitir a sus hijos?

Y.F.: El primero y más importante es amor, respeto y temor de papá Dios. Eso es lo que prima en esta casa, amar a Dios sobre todas las cosas y por encima de todo. Me encanta que Fabián es una persona que ha ido aprendiendo

F.R.: Después de este sigue uno muy importante que es el respeto por los papás. Lucía y David se están acostumbrando a respetar a sus papás desde niños y eso es algo muy importante que se ha perdido y se sigue perdiendo si nosotros los papás no hacemos algo para ello. No existe un folleto para ser un buen padre o un líder, lo que sí existe es la capacidad para saber que si nosotros tenemos niños bajo nuestro liderazgo, hacer lo correcto. Y lo correcto es ser primero nosotros correctos.

S.M.: Son colombianos pero llevan mucho años viviendo en Estados Unidos, ¿cómo hacen para transmitir a Lucía y David las tradiciones y el orgullo por sus raíces colombianas?

F.R.: Yo pienso que somos colombianos pero también Estados Unidos nos ha dado la oportunidad de expandirnos a nivel personal, profesional y financiero. Los niños lo tienen claro pero nunca van a dejar sus raíces. Tratamos de tenerlos totalmente atados. Las vacaciones van a Colombia para que vean tanto a mi familia como a la de mi esposa y tenga esa comunicación directa. Creo que eso es muy importante. Siempre saben que sus raíces son colombianas. En cuanto a su alimentación, también siempre va su raíz colombiana. Siempre que tenemos la oportunidad viajamos a Colombia. La idea es estar conectados. Nuestra raíces musicales no tienen filtro y son espectaculares en Colombia y eso lo está heredando Lucía y David, buen vallenato, buena carranca, buena salsa…

S.M.: Y hablando de su matrimonio, llevan más de 20 años juntos, ¿cuál es el éxito de una relación duradera como la suya?

F.R.: Yo creo que el secreto para tener un matrimonio saludable es precisamente ser muy sincero y sobre todo saber que somos el uno para el otro. El amor de un buen matrimonio se construye todos los días. De Yuly no me atrajo solo su belleza sino su espíritu. Me atrajo lo que tiene dentro, eso es lo que nos tiene unidos por la eternidad y eso no envejece. Lo que envejece es cuando nos fijamos en un exterior. Si te casas con un exterior en 20 años te tienes que divorciar porque si no te enamoró el cerebro y el alma es mejor que te divorcies porque eso no es amor, eso es atracción y es muy distinto. Y fundamental mucha confianza y mucho jugueteo.

Y.F.: ¡A Fabián le gusta jugar! Él es superdivertido, es como un niño grande. (ja,ja,ja) Y yo confieso que a veces estoy con una actitud hormonal (ja,ja,ja) que esos jugueteos de Fabián le ayudan a uno a bajar. A veces me saca la piedra pero lo hace con gusto. Creo que eso es muy importante para nuestra relación. 

S.M.: A nivel profesional, ¿qué proyectos tienen ahora entre manos? ¿Les volveremos a ver trabajar juntos?

F.R.: ¡Sí! Acabamos de filmar una película hace unos días, compartimos juntos, se llama “Poderosos sin amor” pero no sé si le van a cambiar el nombre. Tuve la fortuna de trabajar con mi esposa y ella hace de mi mano derecha en la película. ¡Nos divertimos muchísimo! Es una película muy bonita para la mujer porque se muestra el empoderamiento de la mujer y eso es espectacular. También, muestra que no todo es el dinero en la vida. El amor se encuentra a la vuelta de la esquina y uno se cree que tiene que tener mucha plata para conseguirla. Esta película es una gran enseñanza. 

S.M.: Siempre se dice que no es fácil trabajar en pareja, ¿cómo es cuando trabajan juntos en algún proyecto? 

Y.F.: ¡Me encantó! Obviamente, al principio los nervios por trabajar con la pareja que es la persona que más le conoce a uno, pero es divertido porque Fabián es muy intenso, extenso y profundo en todos los niveles. Me encanta porque es de las personas que son muy generosas en escena y que te ayudan. Además, me encanta que no solo sea conmigo sino con el grupo en general. Me gusta mucho trabajar con él porque es muy generoso.

F.R.: Lo que dice Yuly es muy importante pero a Yuly se le olvida algo, que yo soy extremadamente disciplinado. Yo me divierto pero necesito gente disciplinada. Yo no podría tomar el pelo a una persona que viene al trabajo a la ligera. Y trabajar con mi esposa es maravilloso porque es la persona a la que más conozco y la que más me conoce. Cuando yo entro a trabajar en un proyecto no sé nada, soy un aprendiz, no existe el historial, no vivo de lo que yo hice sino de lo que hago. Entonces me puedo equivocar, tener errores, puedo preguntar cómo se hace… y eso es maravilloso, ¿sabes por qué? Porque el verdadero éxito es cuando todos los días no dejamos de aprender. ¡Así tal cuál!.

S.M.: Y ahora que han trabajado juntos, ¿cómo hacen para balancear y mantener a la familia unida?

Y.F.:  Pues es la tarea de los dos porque siempre tratamos de tener balance. Cuando Fabián se va, yo me quedo a cargo y cuando yo salgo está Fabián. Nosotros somos un equipo. A parte de ser un matrimonio somos un equipo y nos complementamos, y eso es lo más importante. Somos muy diferentes pero nos complementamos. No nos peleamos sino que llegamos a un acuerdo. Y la vedad, yo creo que ese es un secreto y nos ha ido muy bien. Aquí no hay competencia, hay colaboración. Si a mí me va bien, nos va bien a todos. Si a mi esposo le va bien, nos va bien a todos. 

F.R.: Es algo por lo que luchamos todos los días porque no hay nada peor que un matrimonio compita, eso es lo peor. Somos un equipo en nuestro matrimonio, somos los mejores amigos, somos enemigos y somos prácticamente el mejor amalgama. ¡Tenemos que ser un complemento porque sino no llevaríamos 22 años!

S.M.: Y, por último, ¿qué planes tienen para este verano? ¿Cómo lo van a pasar?

F.R.: Siempre nosotros estamos en familia. Ahora iremos una isla en México y va a ser diferente porque normalmente en verano casi siempre vamos a Colombia, pero esta vez vamos a cambiar un poquito. También vamos a estar aquí en Miami, tranquilos disfrutando del mar y disfrutando de nuestra hija y del pequeño David.

FOTO: María Camila Ferreira Angarita

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios