image for ¡Giselle Blondet y Gabriella Trucco hacen un buen equipo! (PORTADA DIGITAL)

¡Giselle Blondet y Gabriella Trucco hacen un buen equipo! (PORTADA DIGITAL)

Giselle Blondet y Gabriella Trucco unen fuerzas en su nuevo proyecto juntas, “¡Ay, mamá!”, un podcast sobre las alegrías y los retos de la maternidad y la vida en familia.

La excelente relación que existe entre ellas, tanto en lo familiar como en lo profesional, se ve reflejada en las conversaciones cotidianas que mantienen a través de su podcast, donde esperan poder ayudar a otras mujeres de diferentes edades aportando en punto de vista y la experiencia que cada una posee viendo de generaciones tan diferentes.

Cada semana Giselle y Gabby compartirán conversaciones honestas y reveladoras sobre sus propias experiencias, especialmente, desde que Gabby se convirtió en mamá de su hija Sofía, algo que le ha hecho valorar más cosas que su madre ha hecho por ella a lo largo de los años.

Para saber más de este proyecto y la relación que existe entre ellas, ¡no se pierdan esta entrevista exclusiva!

Siempre Mujer. Felicidades Giselle y Gabby por este nuevo proyecto, este podcast llamado ¡Ay, mamá!. ¿Qué nos pueden contar sobre él?

Gabby: “¡Ay, mamá!” trata de las conversaciones que mi mamá y yo tenemos siempre. Ella y yo somos muy cercanas y nos la pasamos hablando de las cosas que nos ocurren. Ahora que soy mamá, hablamos de las cosas que me pasan con Sofía, que tal vez mi mamá haya pasado conmigo cuando yo era chiquita. Cuando tenía dudas lo que me hacía falta era un grupo de apoyo. Yo escuchaba que muchas de mis amigas les faltaba lo mismo. Entonces, eso es lo que queríamos con este podcast y por eso estamos aquí con estas conversaciones. 

Giselle: Esto es algo increíble, yo siempre digo que las cosas tienen su tiempo. Tú las puedes soñar, las puedes visualizar y un día las cosas, tal y como tú las querías, ocurren. Esto es algo que Gabby y yo hemos querido hacer por mucho tiempo. De hecho, nosotras ensayamos haciendo videos y cositas, pero nunca, por muchas razones, se dio el proyecto. Pero creo que ahora es un momento ideal porque Gabriela es una madre joven y nos da la oportunidad de poder tratar diferentes temas. Pero te cuento que no solo es para las mujeres que son madres, en realidad aquí vamos a tocar todos los temas, porque cuando decimos, ¡Ay, mamá!, es una expresión que se puede acomodar a cualquier situación. Lo más importante es que estamos formando una comunidad donde nadie va a ser juzgado, donde vamos a estar en familia y vamos a aprender de nuestras propias experiencias. Nosotras no pretendemos ser expertas, pero sí, digamos que tenemos la experiencia de la vida.

S.M.: Gabby, ¿qué has aprendido de tu madre con este proyecto?

Gabby: Creo que algo que me ha encantado de este proceso es que cada vez que conversamos yo aprendo algo de ella, de sus pensamientos cuando ella hizo algo que tal vez yo no comprendía en un determinado momento. O también, esos momentos dónde yo le he podido explicar a ella cómo me sentía cuando estaba haciendo algo conmigo y cómo yo lo estoy haciendo diferente. En definitiva, la conexión entre mi experiencia y la suya. ¡Es interesante! Es como revivir esos momentos, pero con otro enfoque. Yo creo que todo esto nos ha unido más, también.

S.M.: Giselle, ¿y tú de tu hija Gaby?

Giselle: No sé si te das cuenta, pero yo estoy así babeándome, como dirían, de lo orgullosa que me siento de ella. La encuentro que cada vez está más linda y más segura de sí misma. Y como mamá, para ella esos primeros días (de la maternidad) fueron de una gran tensión, ya lo escucharán en el podcast, pero todos esos llantos, esos sufrimientos, ese proceso la ha hecho florecer en una madre increíble con unos recursos que yo no me podía ni imaginar que ella iba a desarrollar. La verdad, es que estoy aprendiendo constantemente de ella. Pero sobre todo me gusta que mi admiración por ella ha crecido y me encanta saber que cada una puede compartir su punto de vista, siendo de unas generaciones tan distintas. Creo que hay mujeres que se van a poder identificar conmigo pero que están dispuesta a hacer un cambio y evolucionar con lo nuevo que trae Gabriela. Y Gabriela se va a dar cuenta que me tiene hacer más caso porque soy la mamá, ja, ja, ja, ja.

S.M.: Hemos podido ver que dentro del podcast van a tocar temas muy interesantes como el matrimonio después de los niños o cómo manejar las redes sociales con los hijos, ¿qué otros temas van a tratar en “¡Ay, Mamá!”?

Giselle: Vamos a tocar todos los temas, pero lo más importante es que vamos a tener una comunicación constante con nuestra gente a través de nuestras redes sociales. Van a ser ellos los que nos van a decir cuál ese tema que nosotras vamos a cubrir y cuáles son sus preocupaciones. De hecho, constantemente recibo mensajes de las personas pidiéndome que por favor les ayude con circunstancias de su vida y de eso se va a tratar. Y eso va a ser, un foro, una comunidad para tratar esos temas que a veces no nos atrevemos. Por ejemplo, uno de los temas de los que hablamos y que creo que está bien interesante tiene que ver con esas etiquetas que a veces nosotras nos ponemos o ponemos a los demás. Sin querer los padres podemos provocar creencias y sembrarlas en nuestros hijos.

S.M.: Como mujeres emprendedoras, ¿qué consejo le darían a todas aquellas mujeres que tiene miedo de seguir su sueño o empezar su negocio?

Gabby: Tienen que quitarse el miedo a tomar riesgos porque si no lo haces vas a estar en mismo lugar que estás, con arrepentimientos o con ese sentimiento de ‘¿y quizás si lo hubiese hecho?’. ¡Toma el riesgo!

Giselle: Estoy totalmente de acuerdo. Considero que el miedo tenemos que agarrarlo y tirarlo por la ventana. El miedo nos detiene. Hay ciertos miedos que son necesarios, por supuesto, porque si no, no tendríamos miedo a cruzar la calle y que nos atropelle un carro, pero hay otros miedos que tenemos que aprender a usarlos a nuestro favor. No debemos tener miedo a equivocarnos porque los errores son las posibilidades que tenemos para poder entender que necesitamos hacer para tener éxito en lo que queremos. Yo siempre he vivido mi vida arriesgándome, siempre apostando y con mucha fe, con la certeza de que todo va a estar bien. Todo esto también son temas que vamos a tocar, porque la idea es que nosotras las mujeres tenemos que entender que no importa la edad que tengamos, las circunstancias que nos rodeen; casadas, divorciadas, lo que sea, no importa, tú tienes todas las herramientas necesarias para salir adelante. 

S.M.: Y Giselle, estamos deseando saber cuál es tu secreto para verte cada día mejor. ¡Por ti no pasan los años!

Giselle: Una de las cosas más importantes es aceptarse uno tal y como es. Pero creo que también tiene que ver mucho con la actitud. Yo sé que la gente me va a decir, ‘Sí Giselle, pero la actitud no me hace quitar las arrugas’, pero déjame decirte que sí las quita y las previen. Tratar de ser lo más feliz posible previene las arrugas. Perdonar y perdonarse, previene las arrugas y de hecho te las quita. Porque cuando uno vive amargado, enojado, ¡olvídate, eso se te nota! En mi caso, a parte de eso, por supuesto me pongo mis cremitas. Yo confieso que antes no era tan estricta con mi rutina de belleza, a lo mejor me echaba un aceitito o algo así. Pero ahora, desde que estoy haciendo este nuevo emprendimiento, pues honestamente hago mi rutina completa de belleza y la disfruto y me gusta mucho. Pero yo no estoy pensando todo el día y mirándome en el espejo buscándome una arruga o una cana, ni nada de eso. Yo sé que el tiempo pasa y que uno se va transformando, pero para eso existen los láseres, las cremas, el crecimiento personal… Pero a mí no me preocupa eso, por eso yo digo mi edad sin problemas. 

Gabby: Mira, una cosa que hace mi mami y que no creo que se de cuenta, que también hacía mi abuela, es que habla caminando. Ella coge su teléfono, toma sus llamadas afuera, coge oxígeno, está haciendo ejercicio sin saberlo, no se da cuenta que pasa horas caminando… Yo creo que también eso rejuvenece, tienes el oxígeno de fuera, estás conectada con el mundo, pero también estás haciendo un poco de cardio. Es algo que siempre ha hecho, que heredó de mi abuela y que yo también lo hago, ¡y creo que toda la familia!

Foto: José Chepe

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios