image for Majida Issa: versátil y triunfando en todo lo que se propone (PORTADA DIGITAL)

Majida Issa: versátil y triunfando en todo lo que se propone (PORTADA DIGITAL)

Si hay una persona que ha puesto su mejor cara a un año tan complicado como el último que hemos vivido marcado por la pandemia, sin duda esa ha sido la actriz colombiana Majida Issa. Y es que ya lo dice su propio nombre, Majida, que en árabe que significa gloriosa y poderosa.

Los meses de confinamiento no detuvieron a la artista para seguir cantando en conciertos virtuales, lanzar su colección de zapatillas o seguir trabajando productivamente con una mirada optimista al futuro.

Recientemente, la también cantante ha presentado su nuevo tema musical “No me platiques más”, sigue sacando nuevos modelos de su colección Majida Issa Shoes®️ junto a sus hermanas, y pronto estrenará una nueva película rodada en Colombia.

¡No se pierdan todo lo que nos contó ella misma en la entrevista que les dejamos a continuación!

Siempre Mujer: La última vez que estuvimos contigo fue en el estreno de “Operación Pacífico” en febrero de 2020, justo antes de que la pandemia empezase. ¿Qué has hecho desde entonces?

Majida Issa: Precisamente el estreno de “Operación Pacífico” llegó en la pandemia así que digamos que tuvimos que guardarnos obligatoriamente. Tenía muchos proyectos para el año 2020 que no se pudieron realizar por la situación que estamos viviendo todos. Lo que sí sucedió es que buscamos la manera, en medio del confinamiento, de sacar hacia delante ciertos proyectos como el de mis zapatos con mis hermanas. Me dediqué a hacer en el primer trimestre, en los tres meses primeros meses de confinamiento, un festival de artes multidisciplinarias online que fue muy bonito porque conocimos a muchos nuevos artistas que no teníamos ni idea que estaban aquí tan cerquita en Colombia. Hicimos una película, un largometraje, que me muero de emoción de que lo vean. Una de las cosas más emocionantes y retadoras que yo he hecho en mi carrera. Y pues… todo eso ha pasado este año en el que hemos estado obligados a estar en casita, cuidándonos mucho, bueno y seguimos cuidándonos. También, seguimos cantando. Hicimos dos conciertos virtuales y vamos a iniciar una gira pronto aquí en Colombia, si todo va bien. Así que me he dedicado a cantar y a actuar que es lo que sé hacer y gracias a Dios, lo he podido hacer de una u otra manera porque creo que si no me enloquezco (ja,ja,ja).        

S.M.: Como nos comentas, cantar es una parte muy importante en tu vida, ¿qué significa?

M.I.: Para mí es una terapia. ¿Qué hubiera sido de todos sin música durante este confinamiento?, ¿se imaginan? Sin nuestras series, sin nuestras películas y sin la música hubiese sido muy difícil para todos… ¡Y sin los libros!

Para mí cantar también es un regalo. Es un lugar en que yo siento que me puedo expresar de una manera distinta. El contacto con el público, a nivel de emociones, cuando está la música presente es muy íntimo, muy bonito y muy importante para mí. También, me alivia el alma. Realmente, yo sí creo que me alivia el corazón y creo que a la gente también le sucede en la experiencia en vivo, ¡lo he visto! La música, gracias a Dios, es parte de mi vida. 

S.M.: ¿Cómo definirías tu música?

M.I.: ¡Lo mío es el despecho! ¡Qué le vamos a hacer! Canto ranchera, pop, balada, bolero… y entre ellos [hago] un mix muy bonito. Yo soy una romántica empedernida y no hay nada que hacer (ja,ja,ja). Le canto al amor y al desamor porque me ha tocado. 

S.M.: Eso mismo te iba a preguntar, ¿cantas al desamor porque te ha tocado?

M.I.: ¡Claro que sí! Tanto al amor como al desamor. Cuando uno tiene el corazón roto, qué mejor que una buena canción cantada a gritos para sanar esa herida y dar el siguiente paso. ¡Y no es fácil!

S.M.: Al final la música te ayuda a sacar las emociones hacia fuera.

M.I.: ¡Sí! Y por eso nuestro concierto se llama “Planchando el despecho”, porque nosotros decimos que la gente llega a nuestro concierto con el corazón arrugando y sale con el corazón planchadito. Sale perfecto, nuevo y limpio porque de verdad cantar a gritos, gritar una canción, llorar mientras cantas, reír mientras cantas es liberador.

S.M.: ¿Son tus conciertos reparadores?

M.I.: ¡Sí! Es como ir a terapia. Son tres horas de terapia deliciosas.

S.M.: Como dices, durante el confinamiento te lanzaste junto a tus hermanas en un proyecto emprendedor pero, ¿por qué se decidieron a hacer una colección de zapatos?

M.I.: Es una historia un poco romántica y bonita. Queríamos hacer algo juntas, un negocio de familia las tres. Crear y desarrollar algo juntas. Empezamos a ver opciones, a estudiarlas y siempre el discurso era cómo hacer algo para caminar con las personas que han caminado conmigo a lo largo de mi carrera. “¿Qué podemos hacer para que se sientan acompañados los que lleven un producto nuestro y para qué se sientan que estamos juntos en el camino?”. Y este pensamiento era tan reiterativo, que un día dijimos, “bueno creo que nos hemos contestado durante dos meses y ahí estaba la respuesta, los zapatos eran una de nuestras opciones”. Hicimos una investigación larga, amplia y tenemos unos socios en Medellín que son como casi hermanos míos. Dava y Cata, son personas muy cercanas y que saben mucho del negocio. Nos asesoramos muy bien e hicimos una investigación profunda y buscamos cómo llevar a cabo el proyecto cómo nosotras lo queríamos. Es un proyecto que me acercó mucho a la gente que me sigue desde hace muchos años. Hemos podido tener un contacto distinto. Durante el mes de diciembre tuve un punto físico, aquí en Bogotá para Navidad. Allí pude ver a la gente que me sigue, en vivo y en directo, con todas la medidas. Saludarlos y compartir unos segundos me han hecho acercarme de una manera distinta a mis seguidores. Y sí, estamos caminando juntos de maneras diferente. Ha siso muy bonito. 

S.M.: ¿Han sido las zapatillas siempre una parte importante de tus looks?

M.I.: Sí, tacones solamente los utilizo para mi trabajo. Yo no soy una persona que ande entaconada todo el día. Entonces, mientras esté cómoda y sean zapatillas con las que yo pueda caminar, bailar, moverme, ir a un ensaño, pues eso es lo que uso diariamente. Ahí está un poquito de mi y un poquito de mis hermanas, está un poquito de la personalidad de cada una porque somos las tres chicas muy distintas y en gustos también. ¡Hay de todo un poquito!

S.M.: Majida, siempre te vemos sin para de trabajar de un proyecto a otro, ¿qué haces para mantenerte saludable?

M.I.: Pues ya saben en Siempre Mujer, yo nunca digo una cosa que no sea. Yo creo que las mujeres tenemos eso en la cabeza, el que nos tenemos que cuidar, que si tengo que hacer ejercicio todos los días, que si no como, que si no como harina, etc… Yo quiero decirles mujeres que yo como todo menos carne, que esa es la única restricción en mi vida. Del resto como todo, no hago ejercicio todos los días porque no me dan ganas, me da mucha pereza (ja, ja, ja) y cuando estoy muy bajita de ánimo, bailo. De verdad, que hago ejercicio una o dos veces a la semana cuando estoy así que no tengo muchas ganas. Si hay un personaje que me exige cierto acondicionamiento físico, ahí sí la cosa es otra porque tengo que hacer mi rutina para estructurar un personaje pero si no, ¡no! Yo pienso que las mujeres tenemos demasiadas presiones encima con respecto a cómo nos cuidamos, a cuántas cremas nos ponemos encima, que si hacemos ejercicio todos lo días y no estamos presionando todo el tiempo. Yo, hace ya un par de años, decidí dejar de estresarme con el tema porque esta carrera es muy exigente en ese aspecto. He visto como a mi alrededor tantas compañeras viven como con su foco de energía ahí y a mí me parece triste. También, me parece desgastante estar todo el rato pensando en todo esto. Yo pienso que uno tiene que tener hábitos sanos, es decir, yo no como carne porque a mí me hace daño. Yo sé perfectamente que hay cosas que no me sientan bien y no las hago pero no soy obsesiva con el cuidado ni de mi cuerpo, ni de las rutinas diarias. Cuando quiero lo hago. Cuando siento que lo necesito lo hago. Yo creo que el tema y el secreto es saber escuchar a nuestro cuerpo y liberarnos de tanta presión. No tenemos que tener un cuerpo como lo dice alguien o como lo marca alguien si no que tenemos que estar contentas, tranquilas, felices, disfrutar la vida, comerte un helado si te da la gana y ¡disfrutarlo! Yo creo que ahí está el placer de la vida. 

S.M.: Entonces, ¿qué haces para relajarte y buscar momentos de tranquilidad?

M.I.: Bailar me encanta o pongo aquí fuera en mi casa una hamaca y escucho música allí. ¡Me parece lo más relajante y delicioso del mundo! Cantar, definitivamente, es una terapia. Y de mis lugares favoritos, cuando se pueda y que no estemos en esta situación, cuando yo necesito descansar, soltar todo y buscar el centro, es el mar. Ir a la playa es como mi lugar favorito de la vida. 

S.M.: Por último, ¿qué es lo que desearías hacer de aquí a unos años?

M.I.: Yo creo que mi deseo más profundo realmente es poder vivir de lo que amo hacer. No es que tenga una pretensión de un personaje o proyecto específico ya que la vida me ha enseñado que en mi carrera lo que yo planeo, a veces, es muy poquito para las cosas que me esperan en mi camino. A veces, la vida me sorprende con cosas que ni yo me hubiese imaginado. Entonces, ya aprendí que desear así no es lo correcto para mí. Mi deseo profundo es poder vivir de lo que amo hacer, que es actuar y cantar. Mientras que yo pueda seguir haciendo eso y Dios me dé vida y salud, siento que si me hace parte fundamental de mi felicidad. Es parte de mi esencia, de lo que soy yo. A nivel personal, siento que uno va evolucionando. La vida cambia y te va poniendo cosas nuevas. Yo lo único que pido siempre es que Dios me de sabiduría para tomar buenas decisiones y tejer buenas relaciones. Digamos que eso es algo que siempre tengo en la cabeza desde hace un par de años. Mi propósito es tener relaciones sanas y tejer buenas relaciones y bonitas con mis amigos, con mi familia, mi pareja, en el caso de que llegue, y creo que ese será mi objetivo de vida. 

FOTO: Camilo Villabona

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios