image for Robin Williams, un actor que lloraba en silencio mientras nos hacía reír

Robin Williams, un actor que lloraba en silencio mientras nos hacía reír

Como ya contábamos ayer en Siempre Mujer, la inesperada muerte del actor Robin Williams por un posible suicidio nos tomó a todos por sorpresa. Nadie esperaba que un gran actor como él que nos había llenado de sonrisas y carcajadas gracias a sus múltiples y entrañables personajes, por dentro estuviese sufriendo una extrema depresión y lidiando con fuertes adicciones.

Tras superar el shock inicial de la noticia, todos nos preguntamos ¿por qué? ¿Qué hizo que una persona que aparentemente lo tenía todo se quisiese quitar la vida?

Lo cierto es que este gran actor, ganador de un Óscar y cinco Globos de Oro, sufría una severa depresión y se encontraba en un tratamiento de rehabilitación por su adicción a las drogas. Hace tan sólo unos meses entró en el centro Hazelden de Tratamiento contra la Adicción, ubicado en Lindstrom, Minnesota, para luchar contra sus adicciones, ya que él sabía cuáles eran sus dificultades y quería vencerlas.

El actor nunca escondió los problemas que arrastraba desde los años 70 y en varias entrevistas los reconoció abiertamente. En el año 2010, en el programa de la BBC Friday Night with Jonathan Ross, Robin Williams utiliza frases como: “En mis días de excesos alcohólicos…”. A lo que su entrevistador le pregunta: “¿Extrañas esos días?, porque pocos han sido tan alocados como lo fuiste tú”.

Williams respondió: “No los extraño en absoluto. Fue una locura. En mi reciente recaída en el alcoholismo, me levanté una mañana y junto a mí en la cama había un guante de niño y pensé ‘Oh no, esto no está nada bien'”, incluso él mismo bromeaba.

En esa misma entrevista también describió lo que para él era la peor parte de abusar del alcohol y las drogas, siempre en el mismo tono cómico que lo caracterizaba: “Vas hacia arriba, arriba, arriba… pero cuando te desplomas, hasta el diablo te dice: ‘Oye, esto no te va a gustar nada. Yo soy el diablo pero esto realmente es malo’…”.

Al mismo tiempo, el actor se sentía tremendamente triste y deprimido, como recogió una periodista de The Guardian: “Parece gentil y amable, incluso tierno, pero la impresión abrumadora es de tristeza” y añade: “Es vago, tangencial y a veces más o menos incomprensible. Hasta que la conversación se vuelca hacia asuntos más personales y entonces se vuelve lúcido y abierto. Lo que Williams realmente desea es hablar sobre sus recaídas en el alcoholismo y sus rehabilitaciones”.

Lee más
thumbnail of feature post
Muere Robin Williams por aparente suicidio (VIDEO)
 

En otra ocasión durante el programa Inside the Actors Studio se le preguntó que cómo sería para él ir al cielo, a lo que respondió contundente: “Saber que allí habrá risas”.

Paradójicamente, en el año 2009 Robin dio vida a Lance Clayton en la película World’s Greatest Dad, en la que el actor decía que si te sentías tan deprimido que sentías ganas de suicidarte, existían otras alternativas y líneas de ayuda a las que acudir. Quizás ya en aquel momento era la forma en que el Robin como persona, y no el personaje, estaba pidiendo ayuda.

Con respecto a la pregunta ¿por qué lo hizo? que nos formulábamos en un primer momento, hemos comprobado que es muy difícil contestar. “Desafortunadamente no existe una respuesta simple a la pregunta de por qué la gente se suicida. Pero el 90% de las personas que acaban con su vida sufre de una enfermedad mental y un problema de abusos de sustancias al momento de su muerte. Las personas que sufren de depresión pueden sentir que sus sentimientos e incluso el dolor físico que los acompaña se vuelven insoportables y no es que quieran morir, sino que lo ven como la única manera de acabar con el sufrimiento”, explican los expertos de SAVE (Suicide Awareness Voices of Education), una organización sin fines de lucro de ayuda al suicida.

El caso de Robin Williams no es aislado, otros famosos como Philip Seymour Hoffman, Heath Ledger o Corey Moreth también se han sumado a esta triste lista. Es importante que empecemos a concienciarnos de lo importante que es la salud mental y que pidamos ayuda ante el menor síntoma de depresión o crisis en líneas de teléfono como el 1-800-273-8255, perteneciente a la antes citada SAVE.

¡No dejemos que muertes de este tipo se sigan dando en nuestra sociedad! Observemos a la gente que amamos y hagámosla sentirse querida en caso de que presenten algún síntoma de depresión. Es una lástima que ya nada se pueda hacer por nuestro querido Robin Williams, pero indudablemente su partida nos hará pensar en cómo podemos ayudar a quienes piden a gritos nuestra ayuda.

 
Foto: Getty Images
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios