image for Stephanie Sigman: La nueva chica Bond mexicana que cautiva a Hollywood

Stephanie Sigman: La nueva chica Bond mexicana que cautiva a Hollywood

La actriz Stephanie Sigman ha logrado convertirse en “la chica Bond mexicana” con su interpretación de “Estrella”, en la nueva película Spectre. La carismática joven, que ama la moda, el buen humor y se siente orgullosa de ser hispana, da vida a una mujer misteriosa y peligrosa con la que se identifica bastante, según revela a Siempre Mujer.

¿Cuánto hay de ti en “Estrella”? “Estrella tiene mucho de mí, es coqueta, -a lo mejor de ahí viene lo peligroso-, es una chica alegre, que la pasa bien y eso lo tenemos en común”.

¿Cuán significativo es este rol para tu carrera y cómo impacta a la comunidad hispana?
“El mercado en Hollywood se está abriendo a que haya variedad en la pantalla. El mundo está mezclado en todos lados. En Nueva York, México o Los Ángeles hay personas de diferentes lugares. Caminas y escuchas gente hablar inglés, español o francés; ese es el mundo en el que vivimos. Sin embargo, todavía hay estudios, networks y gente que no se abre a tener una protagonista con acento. Pero, creo que eso está cambiando. Salma Hayek, un ejemplo [de haberlo logrado]. Las latinas somos muy afortunadas. Yo espero poder abrirles camino a otros que vienen detrás”, dice con emoción. Además, expone que trabajar en una película de James Bond es “algo grande a una escala que nunca me imaginé. Me pone en la mira… Este proyecto es distinto, es masivo, legendario. La gente va a ver mi trabajo”.
Stephanie, quien sería la segunda fémina nacida en México en tener este rol – porque Linda Christian nació también en México, de padres holandeses- explica que le fascinaría poder combinar su carrera entre películas independientes y de acción (comerciales).
¿Cómo describes tu química con Daniel Craig? “Conmigo fue un caballero. Sí, es encantador, pero porque lo tiene natural (ríe)… Viene de hacer teatro. Eso le da una visión más compleja. Sabe lo que está haciendo. No hay manera de no tener química con un hombre así en el trabajo… Me dio nervio al conocerlo. Me puse roja… Luego en los tiempos muertos conversamos de la vida. Después de conversar me sentí en confianza. Con él se puede hablar perfectamente. Al final somos seres humanos. Por más que sea una estrella, ves al ser humano vulnerable”, revela.

 ¿Cuán crucial es la felicidad, más allá del éxito?
 “Es más importante ser feliz que exitoso. El éxito es relativo. Puedes tener mucho éxito pero si no eres feliz, nada tiene sentido. La vida es muy corta. Qué bueno que a uno le va bien, pero lo más importante es tener seguridad en ti misma.
¿Es la seguridad de una mujer lo que la hace sexy? ¿Qué es? “Depende del ojo que esté viendo, pero para mí es mucho más sexy una persona a la que le va bien, que tiene confianza. Para mí es más una cuestión de actitud que de belleza física”, expone, la pelinegra, que considera a las mujeres de cabello oscuro más traviesas.
¿Qué es lo que nunca debe perder una mujer: la fe o su capacidad de perdón?
 “Son cosas muy distintas, pero creo que la fe. Si tienes fe en algo, en Dios, en el amor, en el trabajo, en que te va a ir bien, eso lo envuelve todo. Si no tienes fe, no crees en nada. La capacidad de perdón no es fácil, pero tienes que aprender a ser”.
¿Cómo describes tu estilo? ¿Edgy chic? “Mi estilo es raro. Depende como me sienta. Mi clóset está lleno de cosas diferentes. Me gusta improvisar, combinar aunque otros piensen que no se ve bien. No tengo un estilo premeditado. Mi madre dice que de pequeña era rebelde. Tengo que sentirme cómoda”, dice Sigman, que apoya a diseñadores mexicanos como la línea Diego Restrepo by Alejandra Quesada.
Cuando ves que comunicadores como Anderson Cooper siguen tu trabajo, ¿qué piensas?
“Me siento orgullosa de lo que hago. Es importante agradecer que no solo es uno, sino hay mucha gente detrás que hace que todo sea maravilloso”.
Y a la mujer latina, ¿Qué le dices?
“¡Que las latinas somos lo máximo! Que me siento superafortunada de ser latina… Pero me siento muy bien siendo quien soy. ¡Esa es la clave!”, finaliza Stephanie.
 
Cortesía Stephanie Sigman/ Spectre
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios