image for Albert Espinosa y <i>El Mundo Amarillo</i> (VIDEO)

Albert Espinosa y El Mundo Amarillo (VIDEO)

Albert Espinosa es el autor de El mundo amarillo, la novela en la que está basada la serie de televisión hecha en España Pulseras rojas. Su adaptación, Red Band Society, llegó ayer a la cadena Fox en Estados Unidos y estuvo dirigida por Steven Spielberg. Albert padeció cáncer desde los 14 hasta los 24 años, hecho que lo llevó a contar la experiencia personal de su vida en el hospital a través de este libro.

S.M.: ¿Qué es el mundo amarillo con el que titulas el libro? ¿A qué te refieres?

A.E.: Fue el primer libro que publiqué y ya ha vendido más de 3 millones de ejemplares en todo el mundo, además de haber sido traducido en 30 países.

Es la historia en la que cuento mis experiencias de cuando estuve en el hospital. Tuve cáncer de los 14 a los 24 años y en ese tiempo perdí una pierna, un pulmón y medio hígado, pero a pesar de todo fui feliz. En el libro lo que hago es contar esa historia de la felicidad que me enseñó el cáncer -aunque parezca increíble- en los 10 años que viví en el hospital y de cómo lo apliqué a mi vida.

Allí me enseñaron que las pérdidas son positivas. Yo no perdí un pulmón sino que aprendí que con la mitad de lo que tienes puedes vivir, lo mismo ocurrió con mi pierna. En definitiva, aquí encontrarán todas las lecciones que aprendí en aquel tiempo y que quedan reflejadas desde un punto de vista feliz en este libro.

 

S.M.: Tu mensaje a la hora de afrontar el cáncer siempre es positivo, por eso tus obras pueden ayudar a personas que lo están pasando mal en algún momento. Cuando las escribes, ¿lo haces pensando en esa gente?
A.E.: ¡Sí, un poco! Yo escribí el libro porque teníamos un pacto en el hospital que los que quedábamos y sobrevivíamos, debíamos de vivir la vida de los que perdíamos a lo largo de esta lucha y por eso en aquellos 10 años de hospital me tocó vivir 3,7 vidas, más la mía.

Siempre he sentido que llevo esas otras vidas conmigo y por eso escribí el libro, se lo debía un poco a ellos. Hoy día tengo la suerte de recibir casi 9000 mails diarios que me cuentan lo que les ha ayudado este libro a la gente que está luchando en el hospital.

Y muchos de estos niños me han escrito a lo largo del tiempo y me han dicho que sus héroes no llevan capa, sino pulseras rojas -haciendo referencia a las bandas rojas que llevan los niños ingresados en el hospital- y de ahí fue que surgió el nombre de la adaptación de mi libro a televisión. (Pulseras rojas, Red Band Society en inglés.)

Pero no es un libro de autoayuda, yo sólo intenté explicar mis experiencias sin esperar que mi libro se convirtiese en un best seller. La idea era escribir parte de los 10 años con mucha ternura y cariño, pero sin esperar que llegase a tanta gente, no era la idea.

S.M: ¿Cómo son tus recuerdos de cuando eras niño?

A.E: Los recuerdos son felices, nosotros decíamos que no teníamos moto pero sí silla de ruedas; no íbamos a discotecas, pero teníamos 7 plantas para nosotros solos. Yo me eduqué con mis padres y madres hospitalarios, y siempre tuvimos la sensación de dejar el cole muy pronto, pero aun así disfrutábamos mucho, porque sentíamos que éramos 7 u 8 amigos que compartíamos una pulsera y pertenecíamos al mismo club, hasta teníamos un grito de guerra ya que a todos nos faltaba una pierna, decíamos que no éramos cojos, sino cojonudos. Y esa felicidad son mis recuerdos, aunque perdíamos amigos, eran igual de supervivientes que nosotros. Teníamos la sensación de que morían para distraer al cáncer y así el resto nos salváramos y que su muerte siempre daba vida.

S.M.: ¿Cómo te sientes al ver que un libro escrito por ti ha traspasado fronteras gracias a su adaptación televisiva con Pulseras rojas, incluso ha llegado al mercado americano, a través de su adaptación Red Band Society?

A.E.: Es una emoción muy grande ya que he pasado de una habitación de hospital a la gran pantalla, y esa es una emoción muy difícil de explicar. Me han pasado cosas increíbles en Italia, Chile, Rusia… han hecho muchas versiones, pero cuando me llamaron para decirme que Spielberg iba a versionar mi libro, realmente te emociona mucho. Como decíamos en el hospital, “esto es como una pérdida transformada en una ganancia” y estoy muy emocionado y feliz.

He tenido la posibilidad de ver parte de la serie, estuve en el rodaje en Atlanta, hablé con los actores… y la verdad que el resultado me gusta mucho, se parece mucho a la idea original. Comienza con la historia de la pérdida de mi pierna en el capítulo inicial donde invité a gente que tuviera que ver con mi pierna para que se despidiesen y la historia adaptada se parece mucho a lo que escribí.

S.M: Profesionalmente, ¿en qué te encuentras trabajando ahora?

A.E.: Ahora mismo en una nueva serie de televisión que se llama Lucas y está basada en un hombre con una enfermedad mental, un tema que se ha tratado muy pocas veces y en el que me he interesado bastante y que estará ambientada en un centro psiquiátrico.

S.M.: Por último, con todo lo que has vivido a lo largo de tu vida, ¿qué sueño te queda por cumplir?

A.E: Muchísimos, que te estrenen la serie aquí ya lo es. Pero yo creo que me quedan muchos, tengo muchos libros y series por escribir e historias por contar, pero sobre todo me queda mucho por vivir. A mí me dieron un 3% de vida con 14 años, que iba a morir, pero yo pensé que era suficiente para seguir luchando y aquí estoy yo con 40 años. Vivir ya es una felicidad extrema y por tanto es mi sueño.

 

 Aquí les dejamos el inicio de esta bonita y conmovedora historia de superación: 

 

 
Foto: Instagram @albertespinosapuig
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios