image for 10 normas básicas para educar a un cachorro

10 normas básicas para educar a un cachorro

La llegada de un cachorro a tu casa es una de las mejores cosas que te pueden pasar, tenlo por seguro. Sin embargo, debes tener clara la responsabilidad que supone. Nunca olvides que por su bien y por el tuyo es un animal que necesita ser educado. Será mucho más feliz con normas y límites. A continuación te vamos a guiar con un decálogo para establecer varias pautas obligatorias, no solo en cuestión de educación sino también si hablamos de juegos rutinarios o cuidados:

1- Alimentación: Los cachorros están en constante crecimiento y desarrollo, por lo que su cuerpo demanda una serie de nutrientes y vitaminas en cantidades mayores de lo habitual. Esto no significa que tenga que comer más, sino que necesita una comida especial de cachorro con determinadas sustancias y de un tamaño adecuado para que no se atragante.

2- Cuidados veterinarios: Durante los primeros meses de cachorro y en condiciones normales tendrás que llevarlo al veterinario habitualmente, ya que necesitan una serie de vacunas obligatorias. Habla con tu veterinario para que establezca un calendario y síguelo “a raja tabla”. Consulta también con él la castración y esterilización.

3- Juguetes: Cómprale a tu cachorro unos juguetes única y exclusivamente para él. Que juegue y se distraiga con ellos. Les suelen atraer mucho todos aquellos que hagan ruido.

4- Enséñale a morder: Al cachorro tienes que enseñarle lo que puede y lo que no puede morder. Tienes que tener en cuenta que sus dientes son pequeños pero muy afilados y pueden hacer mucho daño si te muerden, por ejemplo en una mano. Los perros aprenden asociando conceptos. Si muerde algo que no debe, dile “no” y castígalo. Hazle saber que lo que ha hecho está mal para que no lo vuelva a repetir.

5- Socialización: Es muy importante la socialización de nuestras mascotas desde cachorros. Debes hacer que socialice con otros perros desde el principio para que avanzados los años, no tengas problemas en juntarlo con otras razas. Hazlo también con los humanos, cuanta más gente conozca, mejor.

Lee más
thumbnail of feature post
5 accesorios primaverales para nuestro perro
 

6- Órdenes claras: Cuando estás en pleno proceso de entrenamiento o adiestramiento, debes saber que los perros funcionan mejor con órdenes o palabras cortas: “No”, “aquí”, “dame la pelota”, “dame la pata”… Ellos interpretan también muchísimo nuestro lenguaje corporal, deja que tus órdenes sean claras. Siempre prémialo si lo hace correctamente o si se porta bien. Que asocie un buen comportamiento con el premio.

7- Sus necesidades: Un cachorro aguanta menos sus necesidades que un perro adulto. Probablemente haga más pis y caca básicamente porque todavía no sabe cuál es su sitio y sus horas. Enséñale que eso se hace en la calle, premiándolo cuando lo haga. Ten mucha paciencia, piensa que al principio es totalmente normal que hagan pis en una alfombra, la rapidez con que aprendan depende de ti.

8- Ejercicio: Los perros necesitan ejercicio, sean adultos o cachorros. Es una manera de liberar energía y es saludable para ellos; sin embargo, controla el tiempo del cachorro, haz que también descanse mucho. Lo necesita para el crecimiento.

9- Sesiones de adiestramiento: Que las sesiones de adiestramiento sean cortas. De unos 15 minutos cada una durante dos veces al día. Elige el momento en el que el cachorro, y también tú, tengan mejor predisposición. A medida que vaya aprendiendo y respondiendo correctamente, cambia las golosinas de premio por buenas palabras. El perro acabará respondiendo solo al halago verbal, aunque de vez en cuando también quieras darle este tipo de premios.

10- Cachorros y niños: La relación entre perros y niños es de lo más especial y gratificante que existe, además del aprendizaje que supone para unos y otros. Serán mejores amigos y tú disfrutarás viéndolos. Además, es una manera fantástica para que también tus hijos sepan gestionar la responsabilidad en sus vidas.

Recuerda siempre que un perro bien educado depende de su dueño. Cuando un perro falla, es porque su dueño ha fallado antes. Tú eres la máxima responsable de que tu perro tenga una buena educación y por lo tanto de que sea feliz. Disfruta de él porque ya es un miembro más de la familia.

 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios