image for Cómo calmar la ansiedad de tu mascota por su separación

Cómo calmar la ansiedad de tu mascota por su separación

Llegas a casa luego de un fuerte día de trabajo. Abres la puerta y ¡sorpresa!, encuentras tu hogar destrozado y a tu mascota brincando de la emoción al verte. ¿Tiró una fiesta mientras estabas fuera? No. Más bien te extrañó tanto que buscó maneras de dejarte saber que no disfruta estar sin tu compañía.

El síndrome de ansiedad por separación es común tanto en perros como en gatos (oh sí, el famoso dicho “el gato es independiente” ha quedado en el olvido). Las razones de su desarrollo varían, desde las bien traumáticas como:

  • la mascota fue destetada de su madre antes de tiempo, y no terminó sus lecciones de madurez
  • vivió en el refugio o tienda de mascotas, y le da miedo el abandono

a las más ordinarias causadas por cambios en su adorada rutina:

  • mudanza de hogar
  • nuevos muebles
  • nuevos miembros en la familia
  • pérdida de algún miembro de la familia

Sea la que sea tienes que buscar la manera de fortalecer su confianza para que entienda que cuando sales no lo estás abandonando. Como no podemos decírselo con palabras, tenemos que crearle una nueva rutina.

Primero que nada asegúrate de que no sea un problema médico, sobre todo si la demostración de angustia incluye orinar o defecar en el suelo o fuera del arenero en el caso del minino.

Ser constante: tu nuevo mantra. Porque tratar de ser fuerte cuando te miran con esos ojos tristes no es fácil. Mantente firme.

  • Comienza por buscarle entretenimiento específico para cuando no estás en casa, como juguetes o bocaditos escondidos.
  • Evita las despedidas de novela. Solo dile “me voy” y sal tranquila. Igualmente al regresar no grites emocionada. Ve dejándole saber que ir y venir es normal.
  • Salidas de práctica. Si sabe que vas a regresar, se quedará más tranquilo. Para lograrlo, comienza saliendo por pocos minutos, alargando las excursiones según se vaya calmando.
  • Dona alguna pieza de ropa tuya a la causa. El sentir tu olor a su alrededor ayuda a calmarlo.
  • Ejercítalo varias veces al día. Una mascota cansada no tiene fuerzas para destruir almohadas o ladrar sin parar.
  • JAMÁS CASTIGUES A TU MASCOTA. Otra de esas costumbres que tratamos de eliminar. Tu gato o perro vive el momento. No entiende por qué tú, horas más tarde, vienes a gritarle o a castigarlo por lo que hizo en la mañana. Es frustrante, pero lo que logras es que tema estar contigo y eso no es lo que buscamos. Cuenta hasta 10.
  • Ignórala. Nada molesta más que sentirse ignorada. Si se ha portado mal, evita darle atención. No le hables, no la busques, mucho menos darle cariño. Claro, por unos minutos, tampoco es que sufran todo el día.
  • Si el perro se emociona de forma exagerada cada vez que llegas, cambia tu táctica. No le hagas caso hasta que se calme. Una vez se tranquilice, entonces dale todo el cariño posible. Así entenderá que no apruebas sus brincos.
 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios