image for 5 pasos para decir “NO”

5 pasos para decir “NO”

¿Te gustaría disfrutar de paz mental, mejores relaciones con quienes te rodean, una más sana autoestima y muchas horas libres para hacer todas esas cosas que siempre soñaste? La palabra mágica para lograr todas estas maravillas es un rotundo y contundente NO. Aquí te decimos cuáles son los 5 pasos que transformarán tu vida.

-Compra tiempo. Si tu problema es que saltas a dar el “sí” compulsivamente, este paso es fundamental. Ante cualquier petición, invitación o propuesta, déjale saber a esa persona que necesitas tiempo para darle una respuesta. Esto te permite estudiar la situación en frío, sin presión externa, para así decidir si te conviene aceptar. ¡No te dejes presionar! Si la persona te exige una respuesta inmediata, dile tu posición en tono amable pero firme.

-Prepara tu respuesta. Sé honesta. Expresar tus sentimientos de forma amable y respetuosa no ofende a la gente razonable. Por lo mismo, “No, gracias”, o “Gracias por la invitación, pero no soy amante de la ópera/la lucha libre/el póker”, son respuestas válidas. Evita frases como “No sé”, “No estoy segura”, etc., que denotan una falta de convicción.

-No des explicaciones. A menos que se trate de una figura de autoridad a quien le debes una explicación, o una persona importante en tu vida, como tu pareja,
no tienes por qué dar largas explicaciones que compliquen la trama. Si te cuestionan —“¿Cómo es posible que no te guste la ópera?”—, sé breve y, de una manera amable, reitera tu punto: “Así es, no me gusta la ópera”. En cuestión de gustos o preferencias, no hay que dar razones. A buen entendedor, pocas palabras.

Lee más
thumbnail of feature post
Consigue la calma en tu vida
 

-Repite cuantas veces sea necesario. Claro que algunas personas no entienden el significado de la palabra “no”. En ese caso, debes usar el sistema del disco rayado. Como hizo Melissa cuando Mary, una colega, le pidió que participara en una inversión tipo pirámide.

Mary: ¡No dejes pasar esta oportunidad!
Melissa: Te lo agradezco, pero prefiero no invertir mi dinero.
Mary: ¡Pero es una oferta maravillosa!
Melissa: Es posible, pero prefiero no invertir mi dinero.
Mary: Vamos, no seas mala amiga…
Melissa: Soy tu amiga, Mary, pero prefiero no invertir mi dinero.

-Ofrece un Plan B. Otra opción es ofrecer una alternativa. Por ejemplo: “Eso no está dentro de mis planes en estos momentos, pero lo mantendré en mente”; “No soy la persona indicada para ayudarte con eso. ¿Por qué no pruebas con Fulana?”, y “Este no es un buen momento para mí, pero ¿qué tal si hablamos en unos meses?”, son tres buenas maneras de mantener abierta una puerta que no deseas cerrar del todo. Al mismo tiempo, estas opciones respetan tu posición y tu derecho inalienable de decir un firme y liberador “no”.

 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios