image for Cómo sacar el máximo provecho a tu dinero

Cómo sacar el máximo provecho a tu dinero

Si reúnes los requisitos para un plan médico en el trabajo, compara cada aspecto de las opciones ofrecidas: las deducciones de tu cheque de pago y gastos que saldrán de tu bolsillo, el precio de medicamentos recetados, las citas médicas, la atención de emergencia y la cobertura en caso de embarazo y parto. Haz la misma comparación, rubro por rubro, si tu pareja también tiene la opción de seguro médico. Si alguien en tu familia tiene una enfermedad crónica, quizá valga la pena que se inscriba en ambos planes; con la coordinación de beneficios, la cobertura será mayor.

Protege tus dientes y tus ojos

Para la mayoría de las familias, vale la pena pagar el precio de un plan dental auspiciado por el empleador. Si bien por lo general hay un límite de cobertura, muchos son generosos con los gastos de exámenes y limpieza. Si tienes previstos gastos considerables —coronas, endodoncia, ortodoncia— y tanto tú como tu pareja tienen un plan dental, tal vez tenga sentido tener doble cobertura, dice Ellie Kay, autora de Living Rich for Less. La utilidad de los planes de cuidado de los ojos no es tan clara. Es posible que el examen de visión para ti y tus hijos ya esté incluido en el chequeo médico anual. Si solo un miembro de la familia necesita gafas, una buena opción es obtener seguro para solo esa persona, de manera que le pague nuevos anteojos o lentes de contacto cada año.

Lee más
thumbnail of feature post
8 hábitos que te harán más inteligente
 

Abre cuentas para gastos médicos Fsa

Muchas compañías ofrecen cuentas flexibles para gastos (Flexible Spending Account o FSA) que te permiten aportar hasta $2,550 antes de pagar impuestos para cubrir gastos médicos propios, y otra FSA con hasta $5,000 para gastos
de guardería que reúnen los requisitos, incluidos el cuidado después de las clases y el campamento de verano. Si contribuyes el máximo a ambos, es posible que ahorres casi $2,000 al año en impuestos.

O abre una HSA

Si tienes un plan médico con un deducible alto, una cuenta de ahorros para la salud (Health Savings Account o HSA) es incluso mejor que una FSA: puedes aportar hasta $6,650 al año antes de pagar impuestos (y algunos empleadores incluso contribuyen dinero en tu nombre). Lo que no gastas se pasa al año siguiente y se puede invertir para gastos médicos en el futuro. Las HSA funcionan de manera parecida a los planes para la jubilación, ya que al posponer el pago de impuestos, tus ahorros aumentan. 

 
iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios