image for Cómo cuidar los dientes de tu mascota

Cómo cuidar los dientes de tu mascota

¿Sabías que muchos problemas de salud se pueden tratar a tiempo observando los dientes de tu mascota? Tal como lo lees. Síntomas como pérdida de apetito, acercarse al plato de comida pero no ingerir alimento, mal aliento y cambios en el comportamiento comienzan en sus bocas para pasar luego al resto de su cuerpo. Por esta razón necesitas verificar sus dientes y encías regularmente.

La idea de tocarle la boca a tu perro o gato no suele ser muy agradable; para la mayoría de las mascotas esta área en específico es “mírame y no me toques”. ¿Cómo chequearle sus dientes si no me permite ni tocarle la boca? La solución requiere paciencia y tiempo.

NOTA: Comenzar cualquier rutina bucal cuando la mascota es pequeña es mucho más sencillo, pero no significa que sea imposible si deseas verificar la dentadura de tu mascota adulta.

Masaje suave: Para remediar la situación, necesitas pasarle tu mano por el hocico como parte de tu rutina de cariños.

Cuando se siente a tu lado esperando mimos, pasa la mano por su cabeza y déjala llegar hasta su boca. NO intentes abrirla en ese momento. Deja que la mascota se acostumbre a tu mano cerca de su boca. Según te lo vaya permitiendo, levántale la mejilla para observar sus encías y dientes. Si te parece, regálale un bocadito al final de la sesión para que lo vea como algo positivo.

Colores y texturas: Las encías deben tener un color rosa suave; las tonalidades rojas o casi blancas indican infección y debe ser llevado al veterinario. El tono de los dientes depende de su edad: se van tornando más amarillos con los años, esto es normal. Si tu mascota está entradita en años, quizás ya ha perdido algunas piezas, tampoco es problema.

Lee más
thumbnail of feature post
Microchips para las mascotas
 

Pero si encuentras placa de apariencia como tierra y color marrón, los dientes necesitan limpieza rush! Y peor aun, de notar sangre o cualquier tipo de absceso (el mal aliento te dará la clave), debes llevarlo al veterinario de inmediato. Una infección no tratada tiene consecuencias graves.

Comienza con la gasa: Ya estás preparada para la limpieza. Antes de buscar el cepillo y la pasta dental, consigue gasa. Sí, la misma con la que cubres heridas.

  • Coloca un pedazo alrededor de la punta de tu dedo índice.
  • Mueve tu dedo a unos 45 grados.
  • Con la otra mano, abre la boca de tu mascota.
  • Comienza a limpiarle suavemente los dientes. Continúa hasta que el gato o perro decidan que ya es suficiente. NO lo fuerces. Enojarlo causa que pierda confianza y tengas que comenzar de cero.

Si todo va bien con la gasa, estás lista para los productos bucales. Estos, por supuesto, son especiales para mascotas. No utilices los mismos tuyos ni los de tu bebé. Consulta con el veterinario.

La dieta ayuda: Como todo en la vida, todo lo que ingieres tiene consecuencias para tu salud. Igual con tu mascota. La comida enlatada contiene más agua y proteína que la seca, lo que la hace la favorita de los expertos. Pero en nada se parece a lo que el perro y gato comerían en su estado natural; allá cuando cazaban para sobrevivir y el arrancar pelos y plumas servía como hilos dentales naturales. De modo que ahora tienes que añadir a su dieta productos que logren el mismo propósito.

  • Si tu mascota es canina: Añade bocaditos especiales para limpiar sus dientes. Los famosos “huesitos” son excelentes como recompensa y para su salud bucal.
  • Si tu mascota es felina: Cambia una porción de su dieta para comida seca. Sí tiene más carbohidratos que francamente no necesita, pero la textura lo ayuda a limpiarle los dientes.
 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios