image for Cómo evitar que las uñas de tu gato destrocen todo en casa

Cómo evitar que las uñas de tu gato destrocen todo en casa

El gato salvaje vive de lo que caza por sus alrededores. El minino adoptado prefiere pasar sus días con comida segura dentro de casa… pero no deja de ser gato. Entre sus actividades diarias se encuentra afilarse las uñas. Algo que no nos fascina, pero que podemos modificar para que ambos disfrutemos de una sana convivencia. ¿Cómo se logra? Consiguiendo los artículos necesarios para que pueda liberar sus instintos felinos sin arruinar tu sofá nuevo: te presentamos a las cajas y postes rascadores (scratching posts, en inglés), los protectores de tus muebles.

Construidos con materiales como el cartón corrugado, soga, sisal y hasta trozos de alfombra, están específicamente diseñados para asistir al gato en su necesidad de afilarse las uñas. Y decimos necesidad porque lo que para nosotros es una molestia, para el minino es parte integral de su vocabulario gatuno: el gato vive marcando territorio. Antes de esterilizarlo, lo hace orinando las esquinas; luego del proceso logra su propósito activando glándulas en la cara, cuello y patas que despiden su olor en cualquier superficie. Al raspar sus uñas, va dejando su perfume declarando ese lugar como suyo. La acción también funciona como manicura natural, eliminando las capas viejas para siempre tener uñas afiladas, listas para la defensa.

Ya que conoces su función, ahora tienes que decidir cuál es la adecuada para tu felino. Las cajas y postes rascadores vienen en gran variedad de tamaños para adaptarse al estilo de cada gato. Observa a tu minino: ¿cuál es su mueble favorito?, ¿prefiere afilarse en el tope del sofá o la alfombra? Su estilo al raspar te indicará el accesorio que debes conseguir. Si prefiere escalar los muebles, el poste o cat tree es una buena idea; en cambio si la alfombra o base de la butaca son las víctimas regulares, la caja rascadora será tu mejor amiga.

Una vez decidida, coloca el poste o caja justo al lado del mueble atacado. De nada vale tenerlos en lugares escondidos donde el gato no merodea. Para detener el problema tiene que tener una opción en su área preferida. Como se han convertido en un artículo esencial en nuestra vida con los mininos, puedes conseguirlos en diseños modernos que complementan tu decoración.

Entrenarlo para que la use no es complicado. La curiosidad gatuna los lleva a explorar el nuevo artículo y al ser tan bueno para sus patas, prácticamente se olvidan del mueble. Añadirle un poco de catnip durante los primeros días es un buen truco para “engatusarlo”. Una vez se acostumbre a tenerlos en casa, puedes colocar otros cerca de las ventanas para proveerles una vista espectacular del jardín o la calle para observar en un ambiente seguro. Se convertirá en uno de sus espacios favoritos en casa.

 
iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios