image for Comida y estrés. ¿Qué tiene que ver uno con el otro?

Comida y estrés. ¿Qué tiene que ver uno con el otro?

Tal vez nunca te hayas puesto a pensar en la relación entre la alimentación y la tensión sicológica. Y no estamos hablando de la preocupación que representa para muchas personas conseguir los alimentos básicos. Aunque por supuesto, eso también causa estrés, hay vínculos mucho más estrechos entre la nutrición, el estrés y el sistema inmunitario. Por una parte, el estrés provoca que tomemos decisiones erróneas sobre lo que comemos, y esto puede motivar desde alergias hasta enfermedades cardiovasculares, cáncer y aumento de peso. Por otra parte, en dependencia de los alimentos que consumamos nuestro cuerpo estará mejor o peor preparado para sufrir las consecuencias del estrés: una interacción nociva que se convierte en un círculo vicioso.

Conexión entre el estrés y la nutrición

El estrés afecta también la manera en que el cuerpo digiere, absorbe y metaboliza los nutrientes como carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas. Aquí te decimos algunos de los efectos de esta relación:

  • Cada vez que el cuerpo se enfrenta a una situación de estrés pierde minerales y vitaminas esenciales que no se pueden recuperar.

 

  • Por lo general, el consumo de alimentos procesados, poco nutritivos y con alto contenido calórico es una de las consecuencias del estrés.

 

  • El estrés es más intenso cuando las personas consumen sustancias como cafeína, azúcares, harina refinada y sal. Esto, combinado con la carencia de nutrientes, contribuye a la obesidad y a la ingestión de toxinas.

 

  • La propensión a consumir bebidas alcohólicas aumenta con el estrés, lo cual daña el hígado y disminuye su capacidad de filtrar las toxinas.

 

  • El estrés hace que aumenten los niveles de cortisol y la producción de neuropéptidos Y, sustancias que se consideran las causantes del deseo de ingerir carbohidratos, sobre todo dulces.

 

  • La producción de los nocivos radicales libres en nuestro organismo se incrementa debido al estrés.

 

A muchas nos preocupa que por estar estresadas comamos sin control y aumentemos de peso. La experta en pérdida de peso y portavoz de la American Dietetic Association Bonnie Taub-Dix, RD, nos da algunos consejos para evitar alimentos poco saludables cuando estamos pasando por una situación estresante. Siempre Mujer te dice cuáles son. Toma nota:

 

  • No esperes a tener mucha hambre para comer. Cuando pasamos mucho tiempo sin ingerir alimentos, los niveles de azúcar en la sangre bajan y así es muy difícil pensar con claridad y tomar la mejor decisión sobre lo que vamos a comer.

 

  • No pierdas de vista las porciones.

 

  • Busca meriendas que combinen proteína y carbohidratos, como por ejemplo, queso con pan integral. Evita las meriendas altas en grasas y azúcares.

 

  • Piensa en lo que estás comiendo. Recuerda que una buena alimentación te ayudará a combatir ese mismo estrés que estás sintiendo.

 

  • Busca otras alternativas para lidiar con el estrés. En vez de usar la comida para calmarte, practica yoga, medita, sal a correr, comparte con tus amigos y trata de reducir al mínimo las causas de tu estrés.
 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios