image for 5 consejos para una cena de Navidad cero estrés

5 consejos para una cena de Navidad cero estrés

Esta es la época del año festejamos con la familia y con los amigos. Nos invitan a comer, recibimos a los familiares en casa u organizamos un almuerzo con los compañeros de trabajo. En Navidad, casi todos esos encuentros giran alrededor de una mesa, o bien con una cena o una comida de celebración. Estos desde el Día de Acción de Gracias pasando por Nochebuena hasta el 31 de diciembre.

Si te toca ser la anfitriona, preparar los banquetes de las fiestas puede ser para ti un verdadero dolor de cabeza cuando hay muchos invitados. Pensarás, a quién le gusta esto, quién no puede comer aquello, en fin. Entre las alergias, las preferencias personales, las exigencias religiosas y, sí, también los antojitos de grandes y pequeños, no es tarea fácil preparar comidas para grandes grupos y hacerlo SIN ESTRÉS. Ojo, si en lugar de anfitriona eres una de las invitadas, tampoco te escapas de las presiones.

En Siempre Mujer preparamos estos sencillos consejos para que pases estos días de celebración más calmada y puedas disfrutar de las fiestas:

  1. Cuando vayas a conformar el menú, no compliques demasiado las cosas. Selecciona de cinco a siete fuentes de proteína que todos puedan comer, y haz lo mismo con las frutas, los granos y las verduras. Cuando conozcas los platos que mejor funcionan con esos ingredientes, te sentirás más segura en la cocina.
  2. ¿Has visto cómo se identifican las copas en las fiestas? Haz lo mismo con los platos. En caso de necesidad, marca con cintas o bandas elásticas de colores los platos según sus características: veganos, vegetarianos, sin cerdo, sin gluten o sin lactosa. Tus invitados y tus nervios te lo agradecerán.
  3. No seas perfeccionista. A veces es imposible complacer a todo el mundo, empezando por ti misma si te exiges demasiado. No todas las comidas tienen que tener la misma combinación de platos: carbohidratos, proteína y verduras, y romper el esquema también rompe la monotonía. Para completar la cena de alguien que no coma lo que has preparado, también puedes recurrir a las sobras de la noche anterior.
  4. Como invitada, si la razón no es un principio religioso o moral, o una alergia grave, no te atormentes porque hay algo que no debes comer. Evítalo siempre que puedas, pero no vas a echar toda tu dieta por la borda por un día que no cumplas las reglas.
  5. Prepara tus excusas. Piensa con antelación lo que vas a decir cuando rechaces algún plato, para que tu justificación sea aceptada sin que parezcas grosera.Y lo mejor, por supuesto, es planear con antelación. Saber el número de invitados lo más pronto posible y adelantar parte de la cena te permitirá organizar tus ideas y sentirte más en control de la situación para que la comida sea una experiencia placentera. ¡Feliz Navidad!
 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios