image for Cosas que aprendí al correr la Nike Women’s Half Marathon de San Francisco

Cosas que aprendí al correr la Nike Women’s Half Marathon de San Francisco

El pasado 19 de octubre tuve la gran suerte de poder correr la Nike Women’s Half Marathon en San Francisco junto a Nike. Fue una experiencia inolvidable en la que pude aprender muchas cosas hasta llegar el gran día.

Antes de nada, hay que destacar que todos los fondos obtenidos a través de esta carrera fueron destinados a una buena causa: The Leukemia and Lymphoma Society, una fundación que se encarga de pacientes que sufren leucemia y linfoma e investiga los posibles tratamientos. Esta carrera ha recaudado más de $153 millones en los 11 años que se viene celebrando, lo que te hace sentir aun mejor y te motiva más para correr.

Pero mi viaje hasta este día comenzó unos meses antes, cuando se me propuso formar parte de esta cita por primera vez. No dudé ni un momento en aceptar, a pesar del esfuerzo que iba a significar prepararme físicamente para ello.

A lo largo de muchos días de entrenamiento y millas recorridas pude aprender que correr me aporta mucho más a mi vida de lo que imaginaba:

Correr no es aburrido. Es el momento ideal para conectar contigo mismo tras un largo día. Dejas tu mente en blanco y te sirve para pensar y reflexionar. ¡De hecho, coincidí con otras chicas que corrieron conmigo en que tu mente en ese momento te sorprende con pensamientos que no esperabas!

Creas una rutina sana que tu cuerpo necesita; es decir, que te engancha. Esto se debe a que te sientes bien, te retas a superarte cada vez un poco más y te motivas si ves que lo has conseguido. Puedes empezar con las millas que tu cuerpo aguante y luego ir subiendo poco a poco. Cada una mejor que nadie conoce su cuerpo.

No existen barreras. En las más de 25.000 corredoras que nos juntamos aquel día pude ver varios casos que me demostraron que cualquier persona -a su ritmo- puede terminar media maratón. Una señora de 70 años estaba celebrando su cumpleaños mientras corría con todas las demás, un par de hijas empujaban la silla de ruedas de su madre por turnos durante todo el recorrido -y hay que decir que San Francisco es una ciudad que se caracteriza por sus cuestas-, y una chica joven se lesionó el tobillo pero sus amigas pararon para llevarla en brazos hasta la meta; de esta manera, todas ellas juntas consiguieron finalizar y poder vivir esto es muy bonito.

– Si consigues llevar una equipación adecuada, correr es mucho más sencillo. La ropa y las zapatillas son imprescindibles. Para esta ocasión, Nike me proporcionó todo lo necesario para que solo  me centrase en correr y evitara distracciones innecesarias. Las zapatillas que llevé y mejor se adaptaron a mi pisada fueron las Nike Air Zoom Elite 7, un modelo ligero que te da una respuesta rápida, ideal para correr con velocidad.

La ilusión y felicidad que sentí al completar las 13.1 millas por primera vez es difícil de explicar con palabras; no obstante, sí puedo decir que es una experiencia muy reconfortante, que te ayuda a conocerte mejor a ti misma y te muestra que no existen límites que no puedas alcanzar con la combinación de la mente y el cuerpo.

¡Si yo lo logré, tú también puedes! Además… ¡al llegar a la meta me esperaba un collar de Tiffanys!

Last 5k race before the #NikeWomensHalfMarathon tomorrow! #werunsf So much fun!!! @nikewomen #NikeWomen

A photo posted by Beatriz Cuartero (@beacuarterov) on

 

I just finished it!!! My #Tiffanys necklace proves it! #nikewomeshalfmarathon @nikewomen #werunsf 13.1=1:53 A photo posted by Beatriz Cuartero (@beacuarterov) on

 
Foto: Nike
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios