image for Razones para no ir de compras si tienes hambre

Razones para no ir de compras si tienes hambre

Seguramente has escuchado decir que no se debe ir al supermercado con hambre. Hacer compras de alimentos con el estómago vacío hace que al recorrer los pasillos llenos de productos le echemos mano a muchas cosas que no estaban en nuestros planes y que ni siquiera consumimos con regularidad. Aparentemente, el hambre nos hace más vulnerables a la atracción de la comida. Pero resulta que la vulnerabilidad que provoca el deseo de comer no solo se limita a los alimentos: podrías terminar comprando más ropa, zapatos, cosméticos…

Unos experimentos realizados por los investigadores de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, concluyeron que el impulso de comprar se extiende también a artículos que no son de comida. Alison Jing Xu, autora principal del estudio que se publicó en Proceedings of the National Academy of Sciences, señala que los pensamientos que origina el hambre, relacionados con comer, terminan reflejándose también en otras decisiones de compras. “Creo que los consumidores deben estar conscientes de que pueden gastar más dinero en Internet o en una tienda si tienen hambre cuando van a comprar”, advirtió.

El grupo dirigido por Jing Xu llevó a cabo cinco experimentos con unos 76 participantes cada uno. A los integrantes de uno de los grupos, por ejemplo, se les pidió cuando entraban a un café que expresaran su deseo de comprar artículos que eran alimentos y que no eran alimentos. Todas las personas indicaron mayores deseos de comprar ambos tipos de artículos cuanto entraban que cuando salían después de haber comido. Uno de los experimentos, realizado con compradores en una tienda por departamento, fue el más concluyente: los investigadores les preguntaron a las personas que salían de la tienda si tenían hambre. Un análisis de los recibos de los compradores mostró que los que tenían más hambre habían comprado más artículos que no eran de comida, incluso teniendo en cuenta su estado de ánimo y el tiempo que habían pasado comprando.

Lee más
thumbnail of feature post
10 consejos para ahorrar y comer saludable
 

¿Por qué sucede esto? Según explica Edward Abramson, profesor de la Universidad Estatal de California, el hambre es un fenómeno complejo que involucra a las hormonas y al cerebro, y aunque no es fácil establecer una relación causa-efecto directa, si es posible que el hambre interfiera en el control de nuestros impulsos. Y explica: “Nuestro razonamiento normal usualmente pone límites a lo que compramos, ya sea porque no tenemos el dinero o para no parecer muy avariciosos, pero si tenemos hambre, parte de ese control desaparece”.

¿Conclusión? No vayas de compras con hambre, ni al mercado ni a tu tienda por departamentos favorita.

 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios