image for 8 consejos para protegerte de las plantas tóxicas

8 consejos para protegerte de las plantas tóxicas

¡Las plantas tóxicas están más cerca de lo que imaginas! 

¿Quién no asocia el verano con relajamiento? No solo por imaginarnos acostadas sobre arenas blancas junto al mar, sino también por el disfrute del sol y la vegetación donde quiera que estemos. Pero en nuestros jardines o huertas, o en recorridos más aventureros por la naturaleza, hay plantas que pueden ser peligrosas para los animales y también para los humanos. Algunas hojas y flores, aparentemente inofensivas y muy hermosas, por cierto, resultan tóxicas cuando se ingieren y hasta de solo tocarlas o acercarse a ellas. Las plantas potencialmente dañinas pueden provocar desde erupciones molestas hasta complejas reacciones alérgicas o envenenamiento.

Siempre Mujer te da estos consejos para que evites el peligro sin renunciar al contacto con la vegetación de la temporada.

 

  • Hasta las hojas de plantas comunes como los tomates o las papas pueden ser dañinas. Si compras plantas para interiores o siembras un jardín, infórmate sobre cuáles son las especies que pueden ser tóxicas.
  • Cerciórate de ubicar las plantas tóxicas fuera del alcance de los niños o las mascotas.
  • Cuando trabajes en áreas con las que no estés muy familiarizada en el jardín o el huerto, no dejes de ponerte guantes y usar pantalones y si es posible, hasta mangas largas. Si vas de senderismo o hiking, tampoco descuides la protección.

Debes aprender a identificar y a cuidarte sobre todo de plantas como el poison ivy, poison oak y poison sumac. Un buen punto de partida es tener presente el dicho en inglés Leaves of three, Let it be!, que aconseja no tocar las ramas formadas por grupos de tres hojas.

Para aliviar las erupciones y la picazón causadas por las hiedras y otras plantas, esto es lo que recomiendan los dermatólogos.

  • Lavarse la piel de inmediato con agua tibia y jabón. Si no puedes lavarte enseguida, trata de quitarte parte del aceite de la planta para que no se propague a otras partes del cuerpo o a otras personas.
  • Lava bien la ropa que tenías puesta cuando te irritaste (así como la superficie de las herramientas y los objetos que hayan tocado las plantas). El aceite de las plantas se puede impregnar en los tejidos y volver a causarte irritación.
  • No te rasques porque eso podría provocar una infección. Si se producen ampollas, no le quites la piel que protege el área afectada.
  • Date baños o duchas breves con agua tibia. Pide en la farmacia que te recomienden preparados de avena o bicarbonato de sodio para añadir al baño. También puedes probar con cremas o lociones de calamina.
  • Considera tomar antihistamínicos, pero nunca los apliques directamente a la piel. Sí son recomendables las compresas frías.

Y por último, algo muy importante: si tienes dificultad para respirar o tragar, si la irritación se extiende por todo el cuerpo o es muy abundante, o si se concentra en los ojos y los genitales, o si tienes tanta inflamación que te cierra los ojos, ¡llama al 911 o corre a la sala de emergencias para recibir tratamiento!

 

Lee más
thumbnail of feature post
El bótox: dónde, a qué edad y para qué utilizarlo
 
 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios