image for Tips para evitar pensar demasiado y preocuparte

Tips para evitar pensar demasiado y preocuparte

Pensar demasiado y preocuparse en exceso genera sentimientos de angustia e inquietud que pueden terminar en ansiedad o depresión si no se tratan. Recuperar el control de tus pensamientos es la clave para volver a sentirte tranquila y la buena noticia es que puedes hacerlo.

En algún momento de nuestras vidas, todos nos enfrentamos a la incertidumbre, el negativismo o las dudas que nos hacen pensar una y otra vez, esto es normal; sin embargo, algunas personas, no pueden parar y detener la avalancha de pensamientos, imaginando diferentes escenarios la mayoría de ellos catastróficos.

¿Y si me equivoco al decir algo? ¿Y si mejor digo lo otro? ¿Cómo voy a terminar el trabajo a tiempo? ¿Por qué no responde a mi mensaje? Aunque son preguntas normales, este exceso de pensamientos puede dañar tu bienestar, arruinar tu día y hasta tu ciclo de sueño. También existe otro tipo de pensamientos que debemos detectar, y consiste en aquellos en los que reproducimos un problema o situación pasada, una y otra vez en la mente, obsesionándonos y pensando repetidamente en varios aspectos de esa situación. Estos pensamientos nos agotan, nos quitan energía y en muchas ocasiones nos producen angustia.

Cuando llegas a un punto en el que tus pensamientos y preocupaciones te impiden hacer lo que quieres y disfrutar, entonces debes tomar medidas. Te compartimos varios tips para frenar en seco esos pensamientos improductivos.

  1. ¡Detente! Reuben Berger, psicoterapeuta del Hospital Universitario de Bonn, Alemania, explicó al portal DW Akademie una técnica para frenar en seco esos pensamientos: “Cuando sientas que estás pensando demasiado en algo, sé consiente y detente. Di a ti misma: “¡Para!’”. La idea principal es detener la preocupación al hacer predicciones futuras, o obsesionarse con acontecimientos pasados; y añade que es más eficaz cuando se dice “Para” en voz alta y se practica todos los días. “La constancia es muy importante”,  asegura.
  • Entiende que los pensamientos son solo pensamientos y no son actos o realidades.
  • Concéntrate  y disfruta tu presente. Berger aconseja practicar el mindfulness o la atención plena, esta técnica te ayuda a distanciarte de tus pensamientos y a estar más presente en el momento. El mindfulness tiene un impacto positivo en la reducción de los comportamientos relacionados con el estrés, con los pensamientos obsesivos y la preocupación. ¡Practícalo!, vas a ver que al centrarte en el momento, no le vas a dar ni tiempo ni espacio a las preocupaciones.
  • Engaña a tu cerebro para evitar esos pensamientos, distrae y desvía la atención de esos pensamientos que te obsesionan. Hay muchas actividades que puedes utilizarse para distraer la atención, como por ejemplo, escuchar música, leer un libro, bailar o hacer ejercicio, ver una película o meditar.  
  • Por su parte el Dr. Ernest Rasyidi, psiquiatra del St. Joseph Hospital de California explicó, al portal U.S. News & World Report, que es importante validar tus pensamiento y luego actuar. “Muchas personas que padecen ansiedad sufren en silencio solo, porque reconocen que sus preocupaciones pueden ser irracionales, pero no pueden  detenerlas”. Validar esa preocupación y ese análisis es uno de los primeros pasos para combatirlos.
  • Cuando notes que estás pensando demasiado o que te sientes ansiosa, Rasyidi recomienda preguntarte por qué te preocupas por ese problema concreto. ¿Es un problema sobre el que puedes actuar o resolver?, o ¿estás intentando controlar lo incontrolable? La respuesta puede ayudarte a ver el camino a seguir.
  • Concentrarte con la técnica pomodoro, que consiste en programar tu cronómetro en periodos de 25 minutos, los cuales dedicarás a realizar con concentración absoluta solo una actividad, y después dejarás 5 minutos de descanso para nuevamente empezar otro periodo de 25 minutos. Tras 4 periodos de 25 minutos toma un descanso de alrededor 10 a 15 minutos. Esta técnica nos ayudará a evitar vivir en un mundo de pensamientos, de “fantasías”. Al centrarnos en la actividad que estamos realizando, evitamos perdernos en un mar de pensamientos inoficiosos.
  • Busca ayuda. Si tienes pensamientos en exceso y la ansiedad está perjudicando tu capacidad para trabajar, llevarte bien con los demás o cuidar de ti mismo, busca ayuda profesional. “Romper con los viejos hábitos puede ser difícil y contar con la ayuda de un profesional puede apoyarte para que adquieras la conciencia y las habilidades necesarias para manejar tu ansiedad”, asegura Rasyidi
  • Finalmente, comprende que eres la dueña de su mente. Ejercita tu poder e influye sobre su mente. Solo tú tiene el poder de liberar tu mente de pensamientos excesivos.
 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios