image for ¿Qué tan controladora eres?

¿Qué tan controladora eres?

 

1. ¿Con qué frecuencia le dices a tu novio o pareja cómo comportarse con tus familiares o amigos? Siempre. ¡No sabe comportarse en público!
 Algunas veces le pido que no mencione ciertas cosas.
 Nunca, siempre lo he dejado ser él mismo.
6. Tus amigas llevan días planeando irse para los días festivos, pero justo ese fin de semana tienes que trabajar, tú: Buscas un mejor precio, vuelos directos; en fin, haces todo lo posible para convencerlas de que es mejor en otra fecha.
 Ves si existe la posibilidad de que alguien te reemplace en el trabajo.
 Te sientes mal porque no puedes ir.
2. Una amiga te cuenta que se fue de fiesta con tu mejor amiga. Tu reacción es: Llamas de inmediato a tu mejor amiga para reclamarle.
 Te sientes un poco mal porque no te incluyeron en el plan.
 Indiferente
7. ¿Con qué frecuencia limitas los gastos de tu pareja? Muy frecuentemente.
 A veces.
 Muy rara vez.
3. ¿Alguna vez le has dicho a tu pareja cómo vestir? Casi siempre le tengo que decir qué ponerse.
 A veces le doy algunas recomendaciones.
 Para nada, me gusta mucho su estilo.
8. Vas de compras con una amiga y ella insiste en comprarse un bolso que a ti no te gusta para nada, tú Haces todo lo posible para que elija otro bolso que tú crees que le queda mejor.
 Le sugieres que pruebe otro color y le mencionas con qué prendas luciría bien.
 No le dices nada pues crees que cada quien tiene su estilo.
4. Vas a hacer un viaje entre amigas, ¿con qué frecuencia eres tú quien decide a qué lugar irán, por cuántos días y en dónde se hospedarán? Muy frecuentemente, tanto que tus amigas ya ni opinan, todo te lo dejan a ti.
 Si nadie tiene tiempo para organizarlo, tú tomas el control.
 Casi nunca, prefieres que alguien más lo organice.
9. Tu pareja está subiendo de peso, tú:
 Lo inscribes a tu clase de spinning.
 Comienzas a comprar comida más sana para que no tenga tentaciones en casa.
 No le dices nada porque no lo quieres hacer sentir mal.
5. Tu novio te dijo desde la semana pasada que tiene planes con sus amigos el fin de semana, tú: Te haces la enferma, para que se sienta mal y no vaya.
 Lo entretienes un rato y termina llegando tarde a su reunión.
 Haces planes con tus amigas.
10. Cuando tu novio se va de fiesta, tú.. Te la pasas mandándole mensajes de texto y llamándolo para ver en dónde está.
 Lo llamas una vez en toda la noche.
No lo llamas porque no quieres molestarlo.

 

Demasiado controladora: Eres de las chicas que no aceptan un “no” como respuesta. Sueles hacer lo que sea necesario para que el resto termine haciendo lo que tú quieres, el día que quieres, a la hora que quieres. Es probable que algunas personas se hayan alejado de ti por esa actitud y tú no te has dado cuenta. La próxima vez que te veas dando órdenes a alguien o imponiendo tus ideas, detente y reflexiona. Quizás es momento de que empieces a tomar en cuenta lo que quieren los demás ¡Nunca es tarde para recapacitar!
El punto medio: Sabes encontrar el balance perfecto entre una persona controladora y una que siempre acepta lo que digan los demás. Cuando se trata de defender tus derechos o de que alguien te escuche, no te quedas con los brazos cruzados. Sin embargo, tampoco buscas imponer tus opiniones o manipular a los demás para que hagan lo que quieres. ¡Sigue así! Pues es muy difícil encontrar un equilibrio entre ambos extremos.
Nada controladora: Te mueves conforme a la corriente. Normalmente dejas que los demás decidan por ti y prefieres reservar tus opiniones para no hacer sentir mal a los demás. Eres una persona muy noble, pero eso puede hacer que otros se aprovechen de ti. No dejes que los demás tomen el control de tu vida. Si no te gusta algo, ¡dilo y no te lo guardes! Porque la que acaba sufriendo las consecuencias ¡eres tú!

Foto: iStock

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 
 

Comentarios